Ciencia Paraguay , Paraguay, Jueves, 01 de marzo de 2012 a las 12:44

Una experta apela a la higiene para evitar la transmisión de la toxoplasmosis

Advierte que la enfermedad puede ser adquirida a través de la ingesta de aguas, alimentos y utensilios contaminados con heces de animales

MSPYBS/DICYT La Toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa sistémica, que puede afectar a todo el organismo. Este mal es producido por un parásito (protozoo) denominado el toxoplasma gondii, que se encuentra en las heces de animales. La enfermedad es transmitida por diversos animales: gato, cerdo, perro, ratón y aves, advierte la encargada de Salud Ocular, Luz Marina Quintana.

 

La toxoplasmosis puede ser adquirida de dos diferentes formas: vía oral o de forma congénita, y no de persona a persona, salvo en el caso de madre a hijo durante el embarazo. “Una persona puede adquirir la enfermedad por medio de la ingesta involuntaria de los quistes de este parásito, ya sea a través de agua y/o alimentos u utensilios contaminados, o carnes con mala cocción”, revela la profesional de salud. Según Quintana, un 60 por ciento de la población en algún momento y sin darse cuenta, tuvo contacto con la enfermedad.

 

Señala que para prevenir el mal es importante realizar prácticas de higiene, principalmente a la hora de manipular y elaborar los alimentos. “Higienizarse bien las manos, lavar bien las frutas, las verduras y los utensilios que se van a utilizar para la cocción, son indispensables”, aconseja.

 

Explica que normalmente los gatos adquieren la toxoplasmosis cuando comen aves o ratones contaminados, éstos al defecar eliminan los protozoos, que luego entran en contacto con el agua, objetos y alimentos.

“Hay ocasiones en que la transmisión no es precisamente por falta de higiene, sino por problemas hídricos, incluso de agua corriente contaminada”, manifiesta, al tiempo que aclara que el cloro no elimina a estos parásitos, sino únicamente filtros especiales.

 

Quintana menciona que las manifestaciones o síntomas iniciales de la toxoplasmosis pueden ser leves: fiebre, falta de apetito, presencia de ganglios, decaimiento, sin llegar a la postración. “Estos síntomas que pasan muchas veces desapercibidos y curan solos”, señaló; sin embargo, en las personas inmunodeprimidas (con cáncer, leucemia o VIH/SIDA) y en las gestantes, las causas son más severas. La enfermedad puede afectar cualquier parte del organismo: cerebro, hígado, músculos, corazón y los ojos.

 

Como método de prevención, la especialista solicita a entidades encargadas de la distribución del agua, que se cuide que las zonas de tratamiento de este vital líquido estén libres de gatos y otros animales, de modo a evitar su contaminación.

 

El tratamiento de la toxoplasmosis se realiza bajo vigilancia médica, por medio de fármacos muy potentes, contraindicados durante la gestación, ya que puede interrumpir el proceso de embarazo. En este sentido se recomienda a la mujer antes de planificar un embarazo, realizarse un chequeo médico y descartar así la posibilidad de una toxoplasmosis.