Ciencia Chile , Mauleí, Viernes, 08 de abril de 2016 a las 08:59

Una investigación busca atenuar el daño de la diabetes sobre el corazón

Proyecto Fondecyt indaga el potencial de la vitamina tetrahidrobiopetrina BH4 para revertir los efectos cardiacos que genera esta enfermedad

UTALCA/DICYT Desarrollar una terapia farmacológica que permita atenuar el daño provocado por la diabetes a nivel cardiaco, es el objetivo del proyecto Fondecyt Regular “Reacoplamiento como una estrategia terapéutica para la miocardiopatía diabética” (“NOS-1 as a therapeutic strategy for diabetic cadiomyopathy”).

La investigación es dirigida por el académico Daniel González, del Departamento de Ciencias Básicas Biomédicas de la Facultad de Ciencias de la Salud.

 

Según explicó el docente, a través de esta iniciativa científica se busca determinar el potencial de la vitamina tetrahidrobiopetrina BH4 para atenuar el daño sobre el corazón, el cual se genera a raíz de esta enfermedad.

 

El proyecto está en su primer año de ejecución y es integrado también por los profesores Ulises Novoa, del mismo Departamento y Jorge Villaseñor, del Instituto de Química. Asimismo, alumnos tesistas de pre y postgrado.

 

“Las personas que son diabéticas desarrollan una serie de problemas renales, de la visión, entre otros. Una de las consecuencias que han ido aumentando son las alteraciones cardiacas”, planteó González.

 

“Lo que proponemos es desarrollar una terapia farmacológica, utilizar la vitamina BH4 que está presente fisiológicamente en el organismo, no para curar la diabetes, sino que para aminorar y revertir el impacto que la enfermedad tiene sobre el corazón y que puede derivar en una falla cardiaca”, precisó.

 

Agregó que durante el desarrollo del proyecto se está trabajando sobre dos modelos animales específicos.

 

“Estamos analizando algunos parámetros que tienen que ver con el remodelamiento, con el cambio de la arquitectura del corazón durante la diabetes. Vamos a evaluar algunos parámetros morfológicos, celulares y otros bioquímicos a nivel del corazón”, puntualizó.

 

“Esto permitiría beneficiar a la mayoría de los personas que sufren de esta dolencia, sin importar sexo u edad”, dijo.

 

Señales positivas

 

El científico sostuvo que si los datos en los modelos animales son positivos, en un mediano plazo “podríamos escalar a estudios en seres humanos a nivel clínico o pre clínico”.

 

“Dado que es una vitamina que está presente fisiológicamente en el organismo y se ha utilizado en otras patologías, se podría avanzar más rápido, en un plazo no muy lejano, en esa dirección”, dijo.

 

El docente aseguró que, en ese sentido, hasta el momento el proyecto ha arrojado señales positivas. “Hemos observado que en los animales diabéticos los niveles intra cardiacos de BH4 están disminuidos”, indicó.

 

Añadió que lo anterior ha permitido avanzar en el diseño de una metodología que permitirá medir la presencia de esta vitamina.

 

En este contexto, el especialista aseveró que están postulando a un proyecto semilla de la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo) para patentar la metodología de la investigación.

 

El profesional indicó que en el marco de este proyecto también se evaluó el impacto del ejercicio sobre la salud cardiaca.

 

“Si bien es bueno y tuvo un positivo impacto sobre la arquitectura del corazón, ya que incluso se revirtió la hipertrofia cardiaca, no mejoró los parámetros bioquímicos ni oxidativos. Es decir, no se detuvo la muerte celular que es lo que queremos evitar”, comentó.

 

“Las células cardiacas que mueren, en su gran mayoría, no se reemplazan por otras nuevas, se pierden, y el ejercicio no mejora ese aspecto, ya que siguen muriendo a una tasa baja pero que es progresiva en los pacientes diabéticos”, señaló.

 

Por lo anterior, el equipo del profesor González tiene puesta su atención en la vitamina BH4. “Por esa razón planteamos hacer una terapia farmacológica que ayude al ejercicio”, expresó.

 

Daniel González reconoció que en Chile son escasos los estudios sobre esta área. “Solo hay otros dos grupos que se dedican a este tipo de investigación en nuestro país”, indicó.

 

“Una de las ventajas de nuestro grupo es que pese a que la diabetes es una dolencia que está presente en todo el mundo se estudian más los aspectos vasculares. Por ejemplo, en Chile nuestro grupo es uno de los pocos que estudia la patología del corazón”, aseguró.