Science Spain Salamanca, Tuesday, July 05 of 2011, 14:16

Una plataforma recogerá problemas de accesibilidad en la vía pública identificados por ciudadanos

La Universidad Pontificia de Salamanca desarrolla una aplicación que funcionará como una red social para recoger incidencias en la vía pública

José Pichel Andrés/DICYT La Universidad Pontificia de Salamanca, a través de su Club de Innovación, está desarrollando una plataforma que recogerá los problemas de accesibilidad que los ciudadanos detecten en las calles y en lugares públicos. Edificios sin rampas para sillas de ruedas o ascensores y autobuses sin lenguaje en braille para ciegos podrán ser denunciados por los ciudadanos en una aplicación que permite identificar y notificar la existencia de estos puntos peligrosos o inaccesibles para personas con discapacidad.

 

Cualquier usuario podrá registrarse y subir fotos, realizar comentarios o planificar rutas accesibles, entre otras acciones. Una vez que esté disponible en forma de web o de aplicación para móvil, los ciudadanos irán definiendo los usos que esta herramienta puede tener, de manera que podría tener también utilidad en seguridad vial, para indicar el mal estado de una carretera o la peligrosidad de una obra.

 

“Es una plataforma en la que pretendemos registrar todas las incidencias relacionadas, en principio, con la accesibilidad, pero que puede recoger también cualquier molestia a los ciudadanos”, explican en declaraciones a DiCYT Pedro Palacios Izquierdo y Rodrigo Olmo Rodríguez, alumnos zamoranos de la Facultad de Informática de la Universidad Pontificia creadores de CityBugger, el nombre de la plataforma que próximamente estará lista después de meses de trabajo compaginados con los estudios.

 

Colaboración ciudadana

 

“El reporte de las incidencias es colaborativo, los ciudadanos podrán subir imágenes, geolocalizarlas e interacturar con otras incidencias que hayan subido otras personas. Además, en cada incidencia se puede generar un debate”, comentan. La posibilidad de hacerlo a través del teléfono móvil le agrega una gran agilidad al sistema. Por el momento, Android será el primer sistema para el que estará disponible la aplicación, pero más tarde se adaptará a otros móviles. Para ello, los alumnos han recibido formación específica sobre tecnología móvil.

 

Desde un punto de vista técnico, el desarrollo del servidor es la clave, porque “realmente es donde están los datos y donde se subirá nueva información, a partir de ahí, el resto son herramientas que hacen transparente esa información a los usuarios”, comenta Alberto Pedrero Esteban, decano de la Facultad de Informática y director del proyecto.

 

Google Maps es la base sobre la que los alumnos construyen el resto del sistema, en particular el servidor que almacenará toda la información. “Hay que geolocalizar las incidencias y almacenarlas, pero la utilidad de la idea es que se puedan consultar de manera sencilla. Si yo quiero ir a una zona, la aplicación me informa de las incidencias que estén en los alrededores o en la ruta”, afirman.

 

A partir de la idea inicial, el único límite es la imaginación, porque la plataforma podría permitir predefinir, por ejemplo, una ruta para ir al trabajo y avisar mediante una alerta en forma de mensaje de texto al móvil de que hay una incidencia como podría ser una calle cortada por obras.

 

Por eso, CityBugger se puede convertir también en un lugar de referencia para la seguridad vial y denunciar una mala señalización o la existencia de un socavón en una vía. En cualquier caso, serán los ciudadanos los que decidan con su uso todas las utilidades de la aplicación.“Cada elemento será muy interactivo, como una red social, cada incidencia tendrá fotos, localización y comentarios de usuarios, que podrán evaluar la importancia a la incidencia”, señalan los responsables de la idea. Una vez construido el sistema, “va a ser sencillo añadir nuevas posibilidades en función de lo que el usuario requiera”.

 

Registro de mejoras

 

Por todo ello, CityBugger será no sólo un lugar de información, sino también un acicate para que las administraciones responsables de mejorar pueblos, ciudades y vías de comunicación se interesen por arreglar todo aquello que esté en mal estado. La plataforma señalará también los problemas subsanados y recogerá todo tipo de estadísticas por lugares.

 

El conocimiento se construye a partir de las aportaciones de todos los ciudadanos y en poco tiempo se puede construir una gran base de datos que crecerá de manera exponencial gracias a las aportaciones de los usuarios. Además, un proceso de revisión de los datos hará que solo se puedan subir fotos con un mínimo de calidad.