Tecnología España , León, Viernes, 13 de noviembre de 2009 a las 12:33

Una 'spin-off' leonesa proyecta una microplanta de biogás para residuos de explotaciones ganaderas en 2010

BYDT es la ganadora del tercer premio en el concurso Campus Emprende 2009, enmarcado en el proyecto T-CUE de la Junta de Castilla y León

Antonio Martín/DICYT La empresa Biotecnología y Desarrollo Tecnológico (BYDT), spin-off de la Universidad de León, participa en un proyecto trasnacional para instalar y que opere a lo largo de 2010 una microplanta de biogás en una explotación ganadera de la comunidad autónoma. El proyecto, en el que cooperan instituciones del estado alemán de Turingia y de Castilla y León, pretende ofrecer una alternativa de generación de energía económica en entornos rurales. A través de esta instalación, un ganadero puede llegar a producir en un motor de microcogeneración, a raíz de los residuos de sus animales, la potencia equivalente a la necesaria para iluminar unas 170 bombillas.

 

En la actualidad, según explica a DiCYT el ingeniero agrónomo Daniel Blanco, uno de los socios de la compañía junto al ingeniero industrial Adrián Escapa, "el coste de una planta de biogás convencional puede elevarse a entre 1'5 y dos millones de euros". Este proyecto pretende abaratar la inversión a unos 100.000 euros, lo que permitiría que pequeñas explotaciones ganaderas pudieran pensar en esta alternativa a la hora de producir energía. La pequeña planta de biogás reutilizaría los residuos de los animales (purines de cerdo y estiércol de vaca, fundamentalmente) para producir energía a través de motores de microcogeneración, con una potencia máxima de 10 kilovatios.

 

La empresa nacida en el seno de la Universidad de León coordina el proyecto en su parte española y cuenta con la colaboración del Ente Regional de la Energía (Eren), con quien negocia alguna vía de financiación exclusiva de la iniciativa. En la parte germana se encuentran la empresa Biovag y la delegación en Turingia (estado situado en el centro del país) de la Agencia Solar Alemana. Estas organizaciones ya han establecido la primera pequeña planta de biogás en una explotación ganadera en ese bundesland. Desde BYDT se subraya que el proyecto que desarrollan quiere contar con "el mayor porcentaje de fabricación y agentes españoles, y concretamente de Castilla y León".

 

Digestión anaerobia

 

La microplanta de biogás utiliza como materia prima las deyecciones ganaderas de, fundamentalmente, porcino y bovino. "Es el grupo de residuos más abundante de la cabaña española", señala Blanco. Posee, además, unas características intrínsecas más adecuadas para su utilización energética como biogás. "Las gallinazas, por ejemplo, que pudieran ser utilizables en este campo, tiene un exceso de nitrógeno y una consistencia que impiden ser usadas como materia líquida", explica el experto. A través de un consorcio de microorganismos (fundamentalmente bacterias, pero también arqueas denominadas metanógenas, organismos muy primitivos que necesitan el metano para sobrevivir) se produce la digestión anaerobia de estos materiales, de la que se extrae metano y CO2. Durante la siguiente fase del proceso, el metano se recoge, almacena y se acondiciona para su uso. Hay que tener en cuenta que este hidrocarburo supone la composición mayoritaria del biogás. Las pequeñas plantas de biogás producen energía eléctrica y calor. La energía eléctrica se puede vender a la red general y el calor, aprovechar en la propia explotación.

 

Hasta ahora, estos residuos se venían utilizando de forma tradicional en la agricultura como abonos y, en los últimos años, en la producción de biogás, pero después de un secado. El proceso de la microplanta de biogás realiza el aprovechamiento de purines y estiércoles en líquido. En el primer caso, según explica Blanco, "la aplicación de este tipo de residuos al terreno agrícola puede conllevar riesgos sanitarios, de contaminación por nitratos y la acumulación de metales pesados en el suelo y, por ende, en los cultivos".

 

BYDT ha obtenido el tercer premio de la categoría Idea Empresarial del concurso Campus Emprende 2009, una serie de galardones desarrollados en el marco de la Estrategia Universidad-Empresa de Castilla y León 2008-2011 y coorganizados por la Fundación Universidades de Castilla y León, la Agencia de inversiones y Servicios (ADE), el Centro Europeo de Empresas e Innovación y las ocho universidades de la comunidad autónoma. El concurso fue convocado el pasado mes de abril en el marco del Proyecto de Transferencia de Conocimiento Universidad-Empresa (Proyecto T-CUE). Los galardones se dieron a conocer esta semana.