Ciencia Ecuador , Ecuador, Lunes, 17 de octubre de 2011 a las 14:34

Varios años de investigación dan como resultado una publicación sobre el cultivo del ataco

Desde 2003, el Instituto Nacional Autónomo de Investigaciones Agropecuarias investiga sobre este grano y su mejor manejo

INIAP/DICYT La publicación Conceptos y Parámetros de Calidad para el Grano de Ataco o Sangorache es una guía en el manejo comercial y de uso del ataco, un grano andino sobre el que el Instituto Nacional Autónomo de Investigaciones Agropecuarias (INIAP) estudia desde 2003. El documento contiene definiciones del concepto de calidad, los requisitos microbiológicos y físicos que debe tener el grano, los niveles de infestación, el muestreo, el envasado y rotulado, los materiales y métodos de análisis, la determinación del contenido de humedad, el método de determinación de cenizas, entre otros.

 

El ataco o sangorache es un cultivo que tiene un alto contenido de proteínas y un balance adecuado de aminoácidos esenciales que poseen sus semillas y hojas, principalmente lisina y triptófano. Desde el 2003, el INIAP investiga sobre este grano andino, producto de los cual genera variedades, semillas, da alternativas sobre el manejo agronómico, cosecha, poscosecha, agroindustria y consumo.


Ha sido preocupación constante del Programa Nacional de Leguminosas y Granos Andinos del INIAP, además, generar protocolos y directrices basadas en principios científicos, enfocadas a procesos y productos de calidad, razón por la cual, frente al pedido de productores, procesadores y consumidores ha elaborado la publicación.


Tradicionalmente las plantas de ataco o sangorache son cultivadas en la sierra ecuatoriana aisladamente. Su uso ha sido muy limitado y en muchas localidades se ha perdido. Es a partir de la década de 1980 cuando cobra importancia debido a su alta calidad nutritiva.

 

Facilidad de adaptación


El Ataco o sangorache es de fácil adaptación a las condiciones climáticas y sistemas de cultivo tanto de los pequeños agricultores, como de la agricultura extensiva. Una de las características que tiene son sus pigmentos de color púrpura o negro en las hojas e inflorescencias. El colorante característico del ataco es la amarantina de amplio uso en culinaria, industria alimenticia y textil.


En estos últimos años existen mercados que demandan granos de color negro como, los Estados Unidos, Inglaterra, Australia, Italia, Francia y Sudáfrica.

 

Los autores de esta publicación son los ingenieros: Eduardo Peralta, Nelson Mazón, y Marco Rivera, del Programa Nacional de Leguminosas y Granos Andinos, y la Ing. Elena Villacrés del Departamento de Nutrición y Calidad del INIAP.