Health Spain , Salamanca, Tuesday, September 25 of 2018, 17:55

Phillip Sharp, premio Nobel de Medicina, advierte de que el movimiento antivacunas “es muy peligroso”

Galardonado por sus hallazgos sobre la estructura del ADN, el estadounidense inaugura en Salamanca el I Congreso Mundial de Facultades de Farmacia, IPAP18

JPA/DICYT Phillip Sharp, investigador estadounidense que logró el premio Nobel de Medicina en 1993, ha inaugurado el I Congreso Mundial de Facultades de Farmacia, IPAP18, en Salamanca, donde ha advertido de que el movimiento antivacunas es “muy peligroso”.


En declaraciones recogidas por DiCYT, el estadounidense recordó que los estudios que relacionan las vacunas con el autismo y que centran parte de esta polémica están completamente desacreditados.
Además, “el beneficio para la sociedad va más allá del que tiene para cada individuo, porque con la vacunación se evita transmitir la enfermedad, y no hay duda de que el balance entre riesgos y aspectos positivos siempre es favorable”, destacó.


El premio Nobel abrió el encuentro con una conferencia titulada ‘Transformando la farmacia a través de los avances científicos’, en la que hizo hincapié en la importancia de trasladar la ciencia fundamental a la medicina. En la actualidad pasan muchos años desde que se produce un descubrimiento en el laboratorio hasta que llega al paciente, “debido sobre todo a que las pruebas clínicas deben realizarse con un gran número de pacientes”, pero en su opinión, estos plazos podrían acelerarse.


“El médico tendrá el genoma del paciente”


Asimismo, también abordó la importancia de los estudios genéticos a la hora de luchar contra las enfermedades. “En el futuro, el médico dispondrá del genoma del paciente e integrará esa información con la de sus hábitos” como herramienta de prevención.


No obstante, “no todo está en los genes”, advirtió, “si fumas y bebes estás incrementando el riesgo, pero lo nuevo es que somos capaces de considerar el peso que tienen los genes”. Según explicó en rueda de prensa, desarrollar un trastorno como la esquizofrenia depende en un 60% de la genética, mientras que en el extremo opuesto se sitúa el cáncer de pulmón, que depende sobre todo del ambiente, en especial, de la exposición al tabaco.


En este sentido, Sharp se muestra especialmente interesado por el cáncer de páncreas por su carácter “silencioso”, ya que habitualmente no presenta síntomas hasta que se encuentra en una fase muy avanzada. “Si lo pudiéramos detectar antes, se podría tratar quirúrgicamente”, asegura; así que espera que pronto una prueba genética pueda indicar las posibilidades de sufrirlo que tiene un paciente.


Aportaciones útiles


Sharp ganó en 1993 el Premio Nobel de Medicina junto al británico Richard J. Roberts por los descubrimientos de ambos sobre la estructura del ADN, que se remontan a los años 70. Al contrario de lo que se pensaba entonces, averiguaron que un gen puede presentarse en varios segmentos diferenciados entre los que se intercalan otros fragmentos de ADN que después se llamaron intrones y que no forman parte de la información del gen.


Esta aportación ha sido muy útil para entender la evolución y cuestiones básicas de biología molecular relacionadas con el origen del cáncer y de enfermedades hereditarias. Posteriormente, centró su interés en comprender cómo las moléculas de ARN actúan como interruptores para activar y desactivar los genes.
Todos estos hallazgos siguen dando sus frutos hoy en día. De hecho, Sharp considera que existe un futuro prometedor en el uso de ácidos nucleicos como fármacos. “La industria de la biotecnología está cambiando la vida de los pacientes”, señaló.


Primera cita de las facultades de farmacia


Hasta el próximo viernes, 28 de septiembre, el IPAP’18 aborda aspectos relacionados con la educación en Farmacia. Unos 600 participantes de los cinco continentes se han dado cita por primera vez para abordar esta cuestión lo hacen en la Universidad de Salamanca, que en 2018 celebra su VIII Centenario. A lo largo de la semana, se presentan avances en terapias cardíacas y cerebrales, estudios sobre farmacogenética, nanotecnología, big data y nutrición, entre otros.


Además de Sharp, destaca la presencia de Manuel Elkin Patarroyo, premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica en 1994, quien hablará sobre nuevas vacunas. Mariano García Blanco, profesor de Bioquímica y Biología Molecular en la Universidad de Texas, quien acompañó a Sharp ante los medios de comunicación, es otro de los protagonistas destacados.