Social Sciences Spain , León, Friday, May 13 of 2011, 14:13

Animales naturalizados como herramienta docente y de apoyo a la investigación

400 mamíferos, 2.000 aves, 20.000 mariposas y murciélagos... la Universidad de León posee una colección zoológica para acercar la fauna a científicos, estudiantes y curiosos

Antonio Martín/DICYT No es fácil que a lo largo de nuestra vida tengamos la oportunidad de acariciar la cabeza de un león, mirar cara a cara a un hipopótamo o ver varios miles de especies de mariposas diferentes en el mismo momento. Son experiencias para el bagaje vital de cada individuo, pero que también reflejan lo que el Convenio sobre Diversidad Biológica (Río de Janeiro, 1992) denominó como "falta general de información y de conocimiento sobre la diversidad biológica". Para superar este déficit, el convenio propuso que se crearan una serie de herramientas que facilitasen el intercambio de información. Y así nació, con estos propósitos, la Colección Zoológica de la Universidad de León (CZULE), en 2008. Este organismo divulgativo emplea animales naturalizados como herramienta docente y de apoyo a la investigación. Este mes organiza una muestra denominada Mamíferos de cerca con la que la comunidad universitaria podrá acercarse a la fauna de Castilla y León.

 

Los animales naturalizados son los que de forma tradicional se han denominado disecados. "Ahora preferimos este término porque parece que chirría hablar de taxidermia", explica a DiCYT su coordinador, Antonio José Laborda, profesor del Área de Zoología del Departamento de Biodiversidad y Gestión Ambiental de la Universidad de León. La colección, dotada de numerosos fondos, se conserva en un espacio reducido: un almacén de unos 120 metros cuadrados en la Facultad de Ciencias Biológicas y Ambientales, en el campus de Vegazana. De allí salen muestras para conformar exposiciones como la centrada en los mamíferos de la comunidad autónoma. El resto de animales descansa en el almacén, casi amontonados, hasta que llegue su turno para salir al exterior.

 

La colección cuenta en su almacén con ejemplares de casi todos los grupos zoológicos y de todos los continentes, explica Antonio José Laborda. Tienen naturalizados mamíferos (400), las aves (2.000), mariposas (20.000 lepidópteros), los escarabajos (6.000 coleópteros) y peces (1.000). La colección se ha ido formando por varias vías, destaca su coordinador. Una de ellas es la cesión, como ejemplares que ha proporcionado el Museo de la Fauna Salvaje de Boñar (León), de la Fundación Doctor Romero Nieto. El centro expositivo ha proporcionado el mayor número de mamíferos y aves. En este grupo está también la colección del profesor José María Salgado Costas, que posiblemente pase a propiedad de la Universidad de León en un futuro. Salgado Costas tiene una amplia experiencia en el conocimiento de fauna invertebrada de cuevas, y ha configurado una colección con ejemplares de varios miles de coleópteros encontrados en estos lugares.

 

Otra vía de entrada de ejemplares ha sido la donación. Es el caso de la colección de mariposas que perteneció al coleccionista Francisco Murciego. De la misma manera, hay convenios con instituciones como la Junta de Castilla y León o el Acuario de Gijón (Asturias) para que la Universidad de León se quede y naturalice los animales que sus técnicos recogen y no sobreviven.

 

Naturalización

 

La naturalización es una práctica extendida en muchos coleccionistas o cazadores. En el caso de la CZULE, Laborda subraya que en ningún caso se adquieren nuevos fondos o se comercializa con aquellos propios que estén repetidos. "Podemos tener 20 veces la misma especie de mariposa, pero no venderemos ninguna muestra". Laborda estima que existen "millones de animales" naturalizados, o disecados, en colecciones particulares, pero que no salen a la vista pública. Una naturalización tiene un coste de entre 500 a 18.000 euros, según el tamaño y características del animal.

 

"Nosotros queremos dar servicio a la investigación y a la docencia. En el caso de la investigación, las colecciones zoológicas son una vía aún poco explorada, pero en en realidad funcionan como bancos de ADN, conservamos ejemplares a los que los investigadores se pueden acercar para estudiar diferentes aspectos". Para la comunidad científica, las colecciones zoologías abren nuevos campos de la ciencia, como son la Taxonomía, la filogenia, la Ecología, la Biología molecular o la bioprospección.

 

Material docente

 

En materia docente, o divulgativa, "es otra estrategia para enseñar Ciencias". Diferentes centros educativos de ESO y Bachillerato de Astorga, Fabero y León han conocido ya la exposición Mamíferos de cerca, ahora abierta a la comunidad universitaria con cita previa. A finales de mayo los promotores de la colección quieren realizar una prueba para conocer la aceptación de los animales naturalizados por parte de alumnos de Infantil y Primaria, en una experiencia con el colegio de La Palomera, cercano al campus.

 

"Muchos de los asistentes no habían visto estos mamíferos en su vida", recalca Laborda. La muestra de estos animales naturalizados no supone, en líneas generales, un gran reparo ético para los asistentes, relata el coordinador: "Me he encontrado con pocas personas afirmen que no pueden ver a los animales por estos motivos". Laborda lo ve, más bien, como una labor de recuperación de biodiversidad: "Los animales se mueren y si los recuperamos, podemos perder datos científicos muy importantes". Un ejemplo es una de las últimas aves llegadas a la colección, una avutarda. Recogida por técnicos de recuperación de fauna de la Junta de Castilla y León, la CZULE ahora ha puesto en valor su cuerpo. "Si no, la alternativa era dejar que un animal que es muy difícil de ver de forma general para muchos ciudadanos, se descompusiera en el campo".

 

La exposición Mamíferos de cerca no solo trata de que los visitantes se acerquen a los animales. "Más bien es un taller", matiza el científico. Los alumnos que asisten a la misma deben realizar un trabajo en su visita, contestar preguntas de sus profesores, que evaluará sus conocimientos. Los animales que se muestran reflejan la biodiversidad de Castilla y León, "tenemos todo tipo de mamíferos, salvo el lince y el oso pardo cantábrico, este último recuperándose de otra exposición". En la exposición se encuentran desde la musaraña enana, que no supera los tres centímetros, a jabalíes, muflones, ciervos o corzos.