Nutrition Argentina , Chaco, Tuesday, July 06 of 2021, 08:14

Buscan producir leche materna en polvo y prolongar su vida útil

Un equipo del CONICET procesará material de lactarios de hospitales públicos con una innovadora tecnología que será aplicada por primera vez en Argentina. Apuntan a mejorar el almacenamiento y facilitar la administración

CONICET/DICYT Un proyecto de investigadoras e investigadores del CONICET y de la Universidad del Chaco Austral (UNCAUS) busca obtener leche materna en polvo a través de procesos tecnológicos que serán aplicados por primera vez en Argentina. Esta propuesta, que fue seleccionada en la convocatoria Ciencia y Tecnología contra el Hambre, permitirá aumentar la vida útil de este valioso recurso hasta por un año, facilitando su almacenamiento y administración para recién nacidos.

 

El grupo espera obtener hasta 20.000 dosis individuales de leche materna por mes, que serán destinadas a niños que no pueden acceder a ella por distintos motivos, ya sea por patologías del aparato digestivo, por contraindicación de lactancia por enfermedad de la madre, así como también para todo aquel paciente pediátrico que cuente con indicación médica o nutricional. El proyecto recibirá un financiamiento de 17 millones de pesos y se ejecutará en un plazo de doce meses.

 

Una de las responsables de esta propuesta es la investigadora asistente del CONICET en el Instituto de Investigaciones en Procesos Tecnológicos Avanzados (INIPTA, CONICET – UNCAUS), Mara Romero, quien resaltó la importancia de esta oportunidad para potenciar los proyectos de extensión e investigación que empezaron a desarrollarse en los últimos años en la UNCAUS para promover la lactancia materna. “Vamos a trabajar con material proveniente de lactarios de hospitales públicos que existen en la provincia del Chaco y, mediante la aplicación de procesos de deshidratación por métodos de liofilización o aspersión, vamos a poder obtener leche materna deshidratada, es decir, en polvo. Eso va a permitir incrementar la vida útil y facilitar su logística de distribución”, destacó.

 

Actualmente, en la provincia del Chaco existe una red de maternidades con lactarios en los que se obtiene la leche materna a través de donación. Todo el material proveniente de distintas ciudades es derivado al Hospital “Julio C. Perrando”, de la ciudad de Resistencia, para ser sometido a los procesos de control y pasteurización necesarios para su conservación y almacenamiento. Sin embargo, esto presenta diversas dificultades por la logística y conservación, ya que la vida útil de la leche materna cruda es de apenas 12 horas en refrigerador, a una temperatura de cinco grados y debe viajar cientos de kilómetros.

 

Una vez pasteurizada, puede ser congelada a una temperatura igual o menor a 10 grados bajo cero, por un periodo máximo de seis meses. El proceso de deshidratado que buscan lograr los investigadores podrá prolongar la vida útil de la leche materna hasta por un año, conservando todas sus propiedades nutricionales.

 

“Esto va a permitir no sólo prolongar su duración, sino facilitar su conservación, que podrá realizarse a temperatura ambiente. Así, podrá ser distribuida en lugares más lejanos o de difícil acceso de nuestra provincia, como por ejemplo los centros de salud de El Impenetrable, porque no será necesario cuidar la cadena de frío para el traslado”, ejemplificó la investigadora responsable del proyecto. Además, resaltó que se trata de una iniciativa sin precedentes a nivel nacional, ya que esta metodología está extendida en otros países —principalmente de Europa—, pero aún no se aplica en Argentina.

 

Para realizar este proceso, los investigadores comenzarán a trabajar con leche pasteurizada y la clasificarán en tres categorías (leche madura, leche de transición y calostro). Una vez deshidratada, se envasará en frascos estériles en presentación de tres gramos, similares a los viales en los que se almacenan vacunas, y será luego reconstituida con agua estéril para su administración. También está previsto el almacenamiento en presentaciones de 250 y 500 gramos.

 

Las estimaciones realizadas por el equipo indican que con los 25 litros de leche materna que procesa por mes el Hospital Perrando se podrían obtener hasta 20.000 dosis o envases individuales de leche materna en polvo, lo que sería suficiente para alimentar a más de 100 niños por mes. Cabe señalar que este tipo de producto será destinado prioritariamente a pacientes con mayor grado de prematurez y que no será desarrollado con fines de comercialización, sino únicamente para su uso a través del sistema público y basado en la donación.