Science Spain , Soria, Wednesday, September 04 of 2013, 16:08

El proyecto Biomasud concede los dos primeros sellos de calidad de biomasa

La iniciativa, puesta en marcha en 2011 con la participación del Ceder, trata de establecer los parámetros de calidad para generar confianza en el consumidor

CGP/DICYT El proyecto Biomasud (Mecanismos de valorización y sostenibilidad del mercado de la biomasa sólida en el espacio Sudoe -sudoeste europeo-) ha concedido los dos primeros sellos de calidad para biocombustibles del Sur de Europa. El proyecto se puso en marcha en 2011 a través de la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom) y la participación del Centro de Desarrollo de Energías Renovables (Ceder-Ciemat) de Lubia (Soria), con el fin de establecer los parámetros de calidad de la biomasa para generar confianza en el consumidor. Para ello, se ha creado este sello de calidad otorgado inicialmente a las empresas productoras de hueso de aceituna y astilla forestal ESS (Energía Sierra Segura) de Albacete y a la aragonesa Mitrafor.

 

ESS se dedica a la transformación del hueso de aceituna obtenido de almazaras de Castilla-La Mancha y Andalucía en biocombustibles para uso doméstico e industrial. La empresa ha obtenido el sello para hueso de aceituna clase A, el de mayor calidad en el esquema planteado en Biomasud.

 

Por su parte Mitrafor, empresa aragonesa de proyectos y obras en el medio natural, ha empezado a ofrecer soluciones de logística y suministro de biomasa forestal. Uno de los productos que va a ofrecer es astilla de calidad doméstica que cumple los requerimientos de mayor calidad según la certificación Biomasud, y por la que ha obtenido la clasificación de astilla clase A1.

 

El proyecto, enmarcado en el programa Interreg Sudoe IV B financiado con fondos Feder, inició su andadura en junio de 2011 con el objetivo de crear un esquema de certificación de calidad de biocombustibles sólidos existentes en países del sur de Europa como astillas, pellets de madera, hueso de aceituna, cáscara de almendra, piñón o avellana, etc.

 

Tras una fase de evaluación y caracterización de los recursos llevada a cabo en el laboratorio del Ceder-Ciemat, en la que se han implementado y ampliado herramientas para el usuario como Bioraise y el visor de Biomasud, y en la que se han analizado más de 100 muestras de distintos biocombustibles sólidos en España, Portugal y Francia, se ha establecido un procedimiento para la certificación de la calidad y sostenibilidad en la producción y comercialización de los biocombustibles que mayoritariamente son destinados a la producción de calor.

 

El documento principal del esquema es el Manual para el sello de calidad de biocombustibles sólidos de uso doméstico en el cual se encuentran recogidos todos los requerimientos que debe cumplir una empresa productora o distribuidora para obtener el sello de calidad de Biomasud, según la información del Ciemat recogida por DiCYT.

 

Final de la fase piloto


Tras la fase piloto, que concluirá en octubre de 2013, se empezará a implantar el sello en las empresas del sector interesadas. Las condiciones y requisitos se pueden solicitar a través de los contactos de la página web del Proyecto Biomasud en cada país.

 

En España, el proceso de las auditorías piloto fue conducido por AENOR, con la colaboración de Avebiom y el Ciemat, que se encargaron de la toma de muestras. El análisis de las muestras de referencia para la estimación de los valores que definen la calidad se realizó en el laboratorio del Ceder.

 

En relación con la certificación de la calidad de los biocombustibles sólidos, según lo publicado en el Plan Aire del Consejo de Ministros el 12 de abril de 2013, en breve se requerirá la utilización de biocombustibles normalizados o que puedan acreditar unas condiciones mínimas de calidad para el uso en calderas de pequeña y mediana potencia, típicas del sector doméstico residencial y terciario.


Socios en Europa


Los socios del proyecto Biomasud y propietarios del sello son, por parte de España, Avebiom (Asociación para la Valorización Energética de la Biomasa), y Ciemat (Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas); en Portugal el CBE (Centro da Biomassa para a Energia), CVR (Centro para a Valorizaçao de Resíduos); y por parte de Francia UCFF (Union de la Coopération Forestière Française), INRIA (Institut National de Recherche en Informatique et Automatique).