Health Spain , Salamanca, Friday, October 23 of 2009, 16:10

La acumulación de pirofosfato puede propiciar la muerte de las células

Un investigador del Instituto de Bioquímica Vegetal y Fotosíntesis de Sevilla explica en Salamanca algunas claves de su trabajo, con perspectivas de aplicarse en cáncer

JPA/DICYT Agustín Hernández, investigador del Instituto de Bioquímica Vegetal y Fotosíntesis, un centro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad de Sevilla, ha explicado hoy en Salamanca algunas claves de los estudios que está llevando a cabo en relación con el metabolismo de las células en modelos experimentales de levadura y cómo esta investigación puede servir de pista para elaborar en un futuro estrategias contra el cáncer. En concreto, su grupo ha encontrado indicios de que la acumulación de pirofosfatos, un tipo de sales que se generan tras la síntesis de las proteínas en las células, puede estar relacionada con la muerte celular.

 

Este investigador ha ofrecido hoy un seminario en el Instituto de Microbiología Bioquímica (IMB) de la Universidad de Salamanca y ha señalado que el pirofosfato es un producto de la síntesis de las proteínas en la célula, es decir, una especie de “producto de desecho” que aparece cuando una célula origina nuevas proteínas dentro de su metabolismo normal. En algunas ocasiones, la célula puede tener problemas para eliminar el pirofosfato una vez concluido el proceso y, justo en este punto, “estamos viendo que si no se elimina, la célula no es capaz de sintetizar nuevas moléculas”, ha explicado el experto en declaraciones a DiCYT. En esta situación, la célula se vuelve incapaz de proliferar, hasta el punto de que “queda parada o entra en un proceso que la lleva a la muerte”.

 

Este hecho puede tener implicaciones en muchas enfermedades, por ejemplo, en tumores, que se caracterizan por la proliferación descontrolada de las células. "El caso que estamos viendo tiene una relación directa con el cáncer, porque la diferencia que hay entre las células tumorales y las normales radica en que las cancerígenas basan su metabolismo en la fermentación. En el caso de las levaduras, hemos visto que las células que fermentan, si acumulan pirofosfato, mueren, pero si no, presentan un metabolismo parecido al de las células normales humanas, simplemente quedan dormidas", señala. Esa diferencia entre quedarse dormidas o morir puede ser aprovechada para desarrollar en el futuro una estrategia contra el cáncer.