Environment Brazil , Brasil, Thursday, October 06 of 2022, 12:56

La posesión de la tierra impulsa la deforestación en Brasil

Un estudio sugiere que los derechos territoriales privados deben ir de la mano con políticas ambientales estrictas

DICYT La deforestación tropical provoca una degradación generalizada de la biodiversidad y las reservas de carbono. Investigadores del Centro Alemán de Investigación Integrativa de Biodiversidad (iDiv) y la Universidad de Leipzig ahora pudieron probar la relación entre la tenencia de la tierra y las tasas de deforestación en Brasil. Su investigación, que se publicó en Nature Communications, muestra que los derechos sobre la tierra mal definidos van de la mano con el aumento de las tasas de deforestación. La privatización de estas tierras, como suele promoverse en los trópicos, solo puede mitigar este efecto si se combina con políticas ambientales estrictas.

 

Los bosques de Brasil albergan las reservas de carbono y biodiversidad más grandes del mundo. Sin embargo, la creciente presión de un ambicioso desarrollo agroeconómico conduce a una deforestación generalizada. La tenencia de la tierra determina cómo y quién puede usar la tierra. Por lo tanto, los cambios específicos en la tenencia de la tierra, como la privatización de tierras o su colocación bajo protección ambiental, pueden tener implicaciones para los bosques.

 

Investigadores de iDiv y la Universidad de Leipzig ahora han analizado 33 años (1985-2018) de deforestación impulsada por la agricultura en las tierras forestales brasileñas. Con la ayuda de datos a nivel de propiedad, pudieron comparar seis regímenes de tenencia de la tierra (áreas protegidas no designadas/sin título, privadas, estrictamente protegidas y de uso sostenible, tierras indígenas y “quilombolas” en manos de comunidades afrobrasileñas) y sacar conclusiones sobre cómo estos regímenes afectan la deforestación.


Las tierras con derechos de tenencia mal definidos aumentan la deforestación

 

Las tierras de propiedad pública con derechos de tenencia mal definidos aumentaron clara y consistentemente la deforestación en comparación con todas las demás alternativas. Estas tierras que no están tituladas ni designadas para ningún uso, pero que pueden estar habitadas por colonos rurales con poco o ningún derecho de propiedad garantizado, suman casi cien millones de hectáreas en Brasil.

 

“Las altas tasas de deforestación en estas tierras pueden tener muchas razones”, explica la primera autora Andrea Pacheco, exinvestigadora de iDiv y que ahora trabaja en la Universidad de Bonn. “Por ejemplo, es posible que el gobierno simplemente no tenga la capacidad de monitorear de manera efectiva la deforestación en el terreno en estas tierras, lo que resulta en una aplicación limitada de la deforestación ilegal aquí. Esto, a su vez, puede atraer a especuladores que talan bosques para luego reclamar derechos de uso. Alternativamente, los colonos pobres sin tierra pueden verse obligados a despejar ilegalmente estas tierras para la agricultura, si los precios en los mercados legales de tierras son demasiado altos para ellos”.

 

“Es por eso que las intervenciones de tenencia de la tierra en estas tierras son tan importantes. Nuestro estudio muestra que cualquier régimen de tenencia alternativo con derechos y regulaciones bien definidos que se implemente, probablemente ayudaría a reducir esta deforestación”, agrega el último autor, el Dr. Carsten Meyer de iDiv y UL.

 

Los regímenes privados pueden ser efectivos si se asocian con una política ambiental estricta

 

“La privatización de tierras no designadas y sin título puede ser muy eficaz como medio para reducir la deforestación, pero solo bajo ciertas condiciones y si se asocia con políticas ambientales estrictas. De no ser así, la deforestación podría aumentar”, advierte Carsten Meyer. Un ejemplo de tales políticas ambientales es el Código Forestal de la Amazonía, que exige que los propietarios de tierras mantengan el 80% de sus tierras con vegetación nativa.

 

Sin embargo, en contextos muy diferentes, los regímenes privados tienden a disminuir la deforestación de manera menos efectiva y menos confiable que los regímenes alternativos bien definidos. Los investigadores demostraron que tanto las áreas estrictamente protegidas como las áreas protegidas de uso sostenible redujeron de manera más confiable las tasas de deforestación en todo Brasil.

 

También mostraron que los efectos de la tenencia en poder de los pueblos indígenas y las comunidades locales (IPLC) dependían del contexto. No obstante, la privatización de las tierras de los IPLC probablemente aumentaría el riesgo de deforestación en todo Brasil. “Dado que gran parte de las tierras forestales que quedan en el mundo se encuentran en tierras de los PICL, será esencial tener en cuenta los contextos locales para diseñar políticas con sinergias tanto para la conservación de la biodiversidad como para los PICL”, dice Andrea Pacheco.

 

La necesidad imperiosa de políticas que aborden las tierras indefinidas y privadas

 

En el contexto del debate político en curso en Brasil sobre la privatización y protección de la tierra en los paisajes tropicales, este estudio puede utilizarse para concebir políticas alineadas con los objetivos de desarrollo sostenible. Los resultados muestran que, ante todo, las intervenciones en tierras no designadas/sin título deben estar al frente de las políticas relacionadas con la tierra en Brasil. Además, combinar tierras privadas con políticas ambientales estrictas tiene el potencial de proteger la biodiversidad en lugares como el Cerrado o el Pantanal, donde la mayoría de las tierras forestales restantes de Brasil son privadas.