Nutrition Spain , León, Thursday, May 27 of 2010, 17:53

Las cabezas de los espermatozoides de carneros poseen variabilidad por razones genéticas y ambientales

Las conclusiones de un estudio en el que participa un experto de la Universidad de León abren la puerta a la mejora de la cripreservación

AMR/DICYT En los procesos de fertilización empleados en las explotaciones ganaderas, que se utilice material de un macho maduro sano no garantiza unos ratios de fertilidad similares a los de cualquier otro. Un grupo de investigadores de Albacete, León y Valdepeñas (Ciudad Real) han dado un paso importante para determinar qué espermatozoides pueden ser útiles para estos fines, mejorar la fertilidad. Un estudio realizado con carneros muestra que existen diferencias significativas en las cabezas de espermatozoides tanto entre los diferentes sementales (lo que supone razones genéticas), como entre el rebaño de procedencia (en el que existirían causas ambientales).
 

Los científicos evaluaron muestras de 241 carneros de raza manchega, que posee la catalogación de Indicación Geográfica Protegida. Procedían de 36 rebaños diferentes de Castilla-La Mancha, destinados a la producción de leche (para queso) y carne. Los especialistas emplearon una técnica informática que registraba las cabezas de los espermatozoides (que contiene el acrosoma, una especie de ariete que permite la entrada del gameto en el núcleo, y el núcleo, con la carga genética) y tomaba diferentes medidas. El estudio de esta parte del espermatozoide es importante porque "se relaciona con la fertilidad y la calidad", explica a DiCYT Felipe Martínez Pastor, investigador del Instituto de Técnicas de Reproducción Asistida de la Universidad de León que ha participado en el trabajo.

 

Las variables de estudio (tamaño del eje de la cabeza, perímetro y área) se relacionaron con diferentes datos de los carneros. Esta parte de la investigación permitió comprobar que existe una importante variabilidad en las muestras de los carneros que manejaron los científicos. "Esta circunstancia es más previsible en animales silvestres, porque no están sujetos a procesos de selección con las que se realizan en los domésticos a través de sementales", explica Martínez Pastor. Existían tanto razones genéticas, propias de cada individuo, como del ambiente en el que se ha desarrollado. En el caso de las razones ambientales que influían en la calidad del semen de los carneros según el rebaño al que pertenecieran, estaban, según relata el especialista, "el tipo de explotación ganadera, la alimentación, los cuidados y las posibles enfermedades".

 

Técnica empleada

 

La técnica de análisis que utilizaron los investigadores se denomina Sperm-Class Analyzer y ya había sido empleada en trabajos previos con otros rumiantes. Los científicos obtuvieron las muestras de Centro Regional de Selección y Reproducción Animal de Castilla-La Mancha, ubicado en Valdepeñas. En esta instalación se conserva material genético para la mejora de la raza manchega de ovino. La técnica, poco empleada consiste en la realización de fotografías de cada espermatozoide. Con un programa informático basado en diferentes algoritmos se estudia el contorno de la cabeza y los ejes.

 

La investigación, que pertenece a la tesis doctoral de Alejandro Maroto, del Instituto de Investigación de Recursos Cinegéticos (IREC, centro mixto CSIC-Universidad de Castilla-La Mancha) se centrará ahora si el tamaño de la cabeza de los espermatozoides importa para que, una vez conservados en cámaras frigoríficas, sean útiles para la fertilización. "Estudios en ciervos muestran que ciertas variaciones, como un menor tamaño de la cabeza del espermatozoide, tiene mejor capacidad de criopreservación", indica el especialista. "Esperamos resultados similares en carnero".

 

Martínez Pastor se ha deslindado de esta línea de investigación, que prosigue con los investigadores del IREC y del grupo de Julián Garde en el Instituto de Desarrollo Regional (ubicado en Albacete), aunque sus trabajos actuales están en campos muy cercanos. Junto a la Sociedad Zoológica de Chicago, y con ejemplares de ratón de patas blancas del zoo de Brookfield (Estados Unidos), Martínez Pastor ha investigado de qué manera la endogamia puede producir cambios en la cabeza de los espermatozoides de estos roedores.