Science Spain , Valladolid, Tuesday, March 23 of 2010, 16:36

Patentes, una forma de “invertir” en los frutos de la I+D+i

Representantes de empresas, universidades y centros tecnológicos participan en un taller sobre protección de invenciones

CGP/DICYT Cerca de una treintena de técnicos de empresas, universidades y centros tecnológicos de la región han participado hoy en un taller sobre protección de invenciones mediante patentes. Mariano Nieto Navarro, técnico superior de la Unidad de Información Tecnológica de la OEPM (Oficina Española de Patentes y Marcas) ha sido el encargado de impartir la actividad, organizada en el Parque Tecnológico de Boecillo. En declaraciones a DiCYT, Nieto ha incidido en que las patentes son una forma de “invertir” en los resultados de la I+D+i.

 

“La patente es un medio para proteger innovaciones, para impedir que otros puedan copiar la idea, pero hay otros como los derechos de autor, las marcas o los diseños”, ha explicado el experto, quien recuerda que el coste de una patente en España se cifra en torno a los 1.000 o 1.200 euros anuales.

 

No obstante, si se quiere contar con el asesoramiento de un agente de la propiedad industrial el coste es mayor, al igual que si la patente se quiere obtener en otros países. “Una patente en España le sirve a una empresa que solo opera en el país. En el momento que vendes en otros países interesa patentar allí y tienes que ir sumando lo que cuesta en estos lugares”, insiste Nieto, al tiempo que añade que este dinero no debe tomarse como un gasto, sino “como una inversión, ya que si el invento es realmente exitoso comercialmente al poder comercializarlo en exclusiva la patente se rentabiliza con creces”.

 

El técnico advierte que la vigencia de una patente en todos los países es de 20 años improrrogables, al contrario de lo que sucede con las marcas, “que pueden durar roda la vida”. En este sentido Jorge Izquierdo, director general de ADEuropa, apunta que no todas las invenciones se tienen que patentar, sino que debe estudiarse cuál es la mejor forma de protegerlas. “Lo que esperamos de estos talleres es que las empresas tengan los elementos de juicio suficientes como para saber si lo que tienen que proteger deben hacerlo a través de un secreto industrial, una marca o un modelo”, ha precisado.

 

De este modo, la jornada celebrada hoy tiene el fin de formar a técnicos especialistas en la materia, lo que “ayudará a las empresas a participar en proyectos y a gestionar los procesos de innovación del inicio al fin”. A juicio de Izquierdo, “independientemente del dinero” las empresas y entidades que forman parte de la I+D+i necesitan recursos humanos debidamente formados para gestionar sus proyectos, un campo en el que Castilla y León es “líder”.