Health Spain , Soria, Monday, July 11 of 2011, 15:36

Comienza en Soria el Programa regional de cribado de cáncer de colorrectal

La provincia soriana es la primera de la comunidad que oferta esta prestación

CGP/DICYT La Junta de Castilla y León inició la semana pasada el envío de las primeras cartas a los ciudadanos de Soria invitándoles a participar en el Programa de detección precoz del cáncer colorrectal que la Junta acaba de extender al Área de Salud de Soria. El programa va dirigido a la población de 50 a 69 años y tiene como objetivo el diagnóstico precoz de cáncer colorrectal, con la consiguiente disminución de su mortalidad e incremento de la calidad de vida de los pacientes. El cáncer colorrectal ocupa el segundo lugar como causa de muerte por cáncer y supone un 12’4 por ciento de todos los fallecimientos producidos por tumores. En Castilla y León, según los últimos datos disponibles, al año 2.446 personas se encuentran afectadas por esta enfermedad, cuya mortalidad puede evitarse mediante estas pruebas.

 

Cada una de las personas incluidas en ese grupo de edad recibirá una carta personalizada para participar en el Programa con la que deberán dirigirse a su Centro de Salud al objeto de recibir las instrucciones correspondientes. En Soria, la población diana a la que la Junta va ofertar esta actuación de prevención se estima en 20.242 personas, que no tienen ni antecedentes personales (pólipos intestinales, cáncer colorrectal o patologías de colon susceptibles de seguimiento) ni familiares con este tumor, ya que la existencia de criterios de alto riesgo supone la derivación a estudio mediante las unidades de consejo genético.

 

El Complejo Asistencial de Soria será el referente para las 14 zonas básicas de salud en las que se divide, en cuanto a la Atención Primaria, la provincia soriana. A través de los profesionales de Atención Primaria de estos centros y consultorios locales se informará a los usuarios sobre el cribado del cáncer colorrectal y se les facilitará un test de sangre oculta en heces. Si el resultado es positivo, una segunda prueba analítica, por medio de una colonoscopia realizada en el ámbito de los hospitales del Complejo asistencial soriano, determinará el diagnóstico definitivo, además de posibilitar in situ la extirpación de los pólipos identificados.

 

Tras el pilotaje realizado en el área de influencia del Hospital de Medina del Campo de Valladolid con resultados altamente satisfactorios, Soria se convierte en la primera área sanitaria donde se implantará de forma completa este programa de cribado. Como valor añadido, según la información de la Administración regional recogida por DiCYT, la puesta en marcha del mismo dota al Complejo Asistencial de Soria de un nuevo autoanalizador, el cual mediante técnicas histoquímicas detecta hemoglobina humana en heces, teniendo una mayor especificidad que la técnica realizada hasta ahora, no siendo necesario realizar dieta antes de la prueba, facilitando así al paciente su correcta realización.

 

Además, por parte del personal sanitario de Atención Primaria, se insistirá en realizar una correcta alimentación y evitar los factores de riesgo, así como instruir a la población en los síntomas de alarma de este tipo de tumores. El inicio del programa, se hará con la población de 50 años, extendiéndose de forma progresiva a toda la población diana.

 

 

 

Hábitos saludables y detección precoz
El cáncer colorrectal es una enfermedad prevenible, en la que los hábitos de vida saludable y el diagnóstico precoz son fundamentales para la reducción de su incidencia en la sociedad. El cáncer colorrectal es una enfermedad que ocupa el segundo lugar de muerte por cáncer en la mayoría de los países desarrollados: en los hombres es el tercer proceso oncológico más frecuente tras el de próstata y pulmón, mientras que en las mujeres es el segundo más frecuente después del de mama; en todo caso, se incrementa de forma importante a partir de los 50 años ya que la edad, en ausencia de antecedentes personales o familiares, es la condición de riesgo más determinante, seguida por el consumo de carnes y grasas animales y el menor consumo de fibra.


Las estimaciones sitúan que el cribado supone una reducción de entorno al 16 por ciento en la mortalidad por esta enfermedad y de entre el 17 y el 20 por ciento en la incidencia. Las estrategias preventivas del cáncer colorrectal se plantean a través de dos vías: la prevención primaria, evitando que la enfermedad aparezca mediante la adopción de estilos de vida saludables: no fumar, evitar la obesidad, realizar ejercicio físico regularmente, aumentar la ingesta diaria de frutas y verduras y limitar el consumo de alimentos que contengan grasas animales; y la Prevención secundaria o detección precoz de la enfermedad, ya sea a través del consejo genético en personas que presentan elevados factores de riesgo o por métodos diagnósticos (cribados poblacionales) que permiten detectar la aparición del cáncer colorrectal en fases iniciales.