Social Sciences Perú , Perú, Monday, July 12 of 2021, 16:52

La cerámica de Cusco, clave en el estudio de la expansión del estado inca

Una investigación identifica 18 clases de cerámicas con 121 variedades morfológicas y 34 grupos con 230 variedades iconográficas

UNMSM/DICYT Las cerámicas de estilo inca tienen diversas formas y motivos decorativos, y su distribución proporciona información valiosa para estudiar la expansión del estado inca. Así lo sostiene la investigadora Yanet Villacorta Oviedo, quien presenta la naturaleza de más de 121 variedades en 18 clases morfológicas y su distribución en el Cusco.

 

A través de su trabajo 'Cerámica inca cusqueña: variedad en sus formas y diseños', publicado en la revista Arqueología y Sociedad, de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), la investigadora del Ministerio de Cultura compila la información existente y sostiene que el ensamblaje de cerámica inca de Cusco debe analizarse y clasificarse de manera más exhaustiva, incluido un análisis más amplio de los atributos morfológicos e iconográficos.

 

De esa manera, y tras formar un gran corpus de variedades morfológicas y motivos decorativos, con la codificación de formas y diseños para un mejor registro de la cerámica inca, se obtuvo como resultado 18 clases con 121 variedades morfológicas y 34 grupos con 230 variedades iconográficas.

 

La propuesta del estudio obedece una clasificación cuyo único objetivo es determinar aspectos como la elaboración, funcionalidad y tipos morfológicos representativos. Así, también, se ha realizado un análisis comparativo de los diversos elementos decorativos correspondientes a vasijas procedentes de diversos contextos, cuya variabilidad en la composición de los espacios decorativos evidencia características particulares según la zona de manufactura.

 

Respecto a las variedades morfológicas, cada clase está establecida por diversos tipos morfológicos, los cuales cumplen la misma característica funcional a pesar de diferenciarse en su estructura formal.

 

La cerámica incaica se caracteriza por su estrecha relación entre la morfología y decoración, así como en su uso y función. La variedad de tipos morfológicos y de elementos decorativos están relacionados con la variedad de funciones, sean estas domésticas, ritual, u otras; de manera tal que las vasijas son decoradas según la funcionalidad que va a recibir durante su vida útil.

 

En el caso de las técnicas de manufactura y la variabilidad morfológica de la cerámica, se ha podido determinar que existen algunas que han sufrido modificación en su funcionalidad, debido a que han sido sometidas a una mayor gama decorativa, situación que ha hecho que pierdan la función para la cual originalmente fueron elaboradas.

 

La investigadora afirma la similitud tecnológica en la muestra, habiendo encontrado patrones que, desde su perspectiva, evidencian una marcada unificación social, lo cual refleja una misma tradición de enseñanza practicados por los alfareros incaicos.

 

Sostiene que las vasijas utilizadas para guardar líquidos deben estar conformadas estructural y morfológicamente a dicha función; sin contar con agujeros u otras áreas por donde se pueda filtrar dicho líquido con excepción del vertedero ubicado en la boca de la vasija. Estas vasijas, que cumplen la función de depósitos líquidos, pueden ser también utilizadas como medios de almacenamiento en la vida doméstica cotidiana o ceremonias religiosas.