Nutrition Spain Ávila, Ávila, Tuesday, June 02 of 2009, 14:10

La enfermedad celiaca es más frecuente en niños y mujeres y podría afectar a una de cada cien personas

Dos enfermeros del Complejo Hospitalario de Ávila y padres de niños celiacos estudian crear una delegación de la asociación regional para acercar la patología a la sociedad

MEG/DICYT Es más frecuente en niños y en mujeres (proporción 2 a 1), se estima que afecta a una de cada 100 ó 150 personas, según un estudio nacional, y nueve de cada diez casos están sin diagnosticar. Estos son sólo algunos datos en relación con la enfermedad celiaca, una patología que no tiene curación total (es para toda la vida) pero que puede controlarse a través del seguimiento de una dieta estricta sin gluten.


Mar Portero y Ángel Javier Jiménez son enfermeros del Complejo Hospitalario de Ávila y padres de niños celiacos, así que conocen bien la enfermedad. Aseguran que en los últimos años "se ha avanzado mucho, pero queda mucho por hacer", de ahí que en estos días estudien la posibilidad de crear una vocalía o una delegación de la Asociación de Celiacos de Castilla y León para agrupar a los celiacos abulenses, sensibilizar y dar a conocer la enfermedad a la sociedad e incluso a los propios profesionales médicos, entre los que a veces “la enfermedad está aparcada por falta de acercamiento".


Y es que el diagnóstico precoz de la enfermedad celiaca es el gran reto para el futuro inmediato y hacia donde se orientan las investigaciones actuales. "El Ministerio de Sanidad ha hecho protocolos con la intención de mejorar el diagnóstico para detectar a esos pacientes que tienen la enfermedad oculta, que está ahí pero que aún no ha salido a flote bien porque no presenta la sintomatología clásica o porque si la presenta, los propios profesionales no tenemos la lucecita para hacer el cribaje claro de esa población; el diagnóstico precoz es clave", subraya Ángel Javier Jiménez.


El profesional explica que la enfermedad celiaca puede presentar la sintomatología típica digestiva, con vómitos, diarreas, cambios en el carácter del niño, palidez, abdomen abultado o falta de musculatura como consecuencia de la desnutrición, pero también puede estar "enmascarada con otras enfermedades asociadas que son las que debutan y con el tiempo se detecta que lo que subyace es la celiaquía" (en edades jóvenes y adultas). Esas patologías pueden ser el síndrome de Down, la dermatitis herpetiforme o la tiroiditis, y por eso "es tan complicado el diagnóstico" y hay tantos casos todavía 'ocultos', añade.


En Ávila aún no hay un estudio epidemiológico sobre los celiacos, pero en España se estima que "si hay diagnosticados 40.000 ó 45.000 casos, debería haber 450.000" personas celiacas entre las que presentan síntomas "y las que tienen la enfermedad silente o latente", asegura el enfermero. Los genes, el consumo de gluten y los factores ambientales (estrés, embarazo o intervenciones quirúrgicas, entre otras) son las tres premisas que pueden darse para que una persona sea celiaca.


"Muchas personas padecen problemas años y años y no saben por qué", continúa Ángel Javier Jiménez, que apunta que "últimamente se están diagnosticando muchos casos en adultos con anemia ferropénica o abortos de repetición que tienen detrás una enfermedad celiaca". La analítica con marcadores es la forma más segura para el diagnóstico, aunque si sale negativa "no hay que descartar la enfermedad y hay que seguir la evolución", subraya.


Una vez diagnosticada la dolencia, la dieta estricta sin gluten es el tratamiento. Si un celiaco sigue consumiendo esta proteína "se están produciendo lesiones en sus vellosidades intestinales que a la larga van a producir complicaciones muy importantes" porque "no estarían cumpliendo su función de absorber los nutrientes que ingerimos", añaden.


Mar Portero detalla esas complicaciones, muchas secundarias a esa desnutrición, como alteraciones en el nivel de crecimiento, pero también infertilidad, abortos repetidos, osteoporosis, insuficiencia pancreática o neoplasias de colon, gástrica o de esófago, entre otras.


Dieta y nueva normativa


Si las investigaciones están avanzando sobre el diagnóstico, también lo hacen las referentes a la dieta sin gluten. En 2012 entrará en vigor una nueva normativa sobre el etiquetado que establecerá dos niveles de alimentos con relación al gluten, los que contienen menos de 20 partes por millón, tolerados por los celiacos, y los de bajo contenido en gluten (hasta cien partes por millón). Esta última etiqueta es la novedad de esa normativa publicada el 20 de enero de 2009 (los dos tipos de etiquetado cohabitarán tres años), aunque “algunos celiacos no admitirán esas cantidades más elevadas”, apuntan.


En cualquier caso, con el nuevo etiquetado el abanico de productos se ampliará de los 4.000 actuales a los 10.000, algo que esperan también contribuya a abaratar los precios. Los alimentos para celiacos “son un 30% más caros”, con lo que el coste de la alimentación de cada celiaco se estima en 1.200 ó 1.400 euros al año. “La cesta de la compra se dispara y el problema es cuando hay varios celiacos en una casa”, subraya Mar Portero. En este sentido, la Federación de Asociaciones de Celiacos de España (FACE) publica una guía sobre alimentación para celiacos que actualiza anualmente.