Health Spain , Barcelona, Friday, December 18 of 2020, 08:10

Las células resistentes al tratamiento ya están presentes antes del primer diagnóstico de la leucemia en adultos

A pesar de que la respuesta a la terapia es positiva, las recaídas son frecuentes

IRB/DICYT La leucemia linfoblástica aguda de tipo T (LLA-T) es un cáncer sanguíneo que afecta principalmente a niños, aunque también de forma menos frecuente a adultos. En estos últimos, a pesar de que la respuesta al tratamiento sea positiva inicialmente, las recaídas son frecuentes y tienen mal pronóstico.

 

Un proyecto colaborativo entre los laboratorios de Genómica Biomédica del IRB Barcelona, liderado por la investigadora ICREA Núria López-Bigas, el grupo de Anna Bigas en el Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM-Hospital del Mar) y el laboratorio de Josep Maria Ribera en el Instituto de Investigación contra la Leucemia Josep Carreras (IJC) y del CIBERONC ha descubierto que las células responsables de la resistencia al tratamiento de la leucemia LLA-T en adultos ya están presentes en los tumores antes del primer diagnóstico.

 

Los tumores se pueden entender como poblaciones de células que evolucionan en el tiempo. Las células cancerígenas adquieren mutaciones que las proveen de cualidades que les aportan ventajas sobre el resto para, por ejemplo, dividirse más rápido o, en el caso particular de este estudio, adquirir resistencia al tratamiento.

 

"Tras analizar diversas muestras de 19 pacientes adultos, hemos podido describir la evolución de esta enfermedad, y hemos concluido que las células responsables de la reaparición del tumor después del tratamiento ya se encuentran --aunque en cantidades no detectables mediante las técnicas de secuenciación más usadas --, en el momento del primer diagnóstico", explica López-Bigas. "Esto corrobora la importancia de la detección temprana de la leucemia", añade.

 

Secuenciación de genomas y análisis bioinformático

 

Para llevar a cabo este trabajo, el grupo de investigadores ha secuenciado el genoma de las muestras de los 19 pacientes tanto en el momento del diagnóstico como durante el tratamiento y en el momento de la recaída, y ha comparado la información obtenida con una base de datos de 238 pacientes (adultos y niños) afectados por tumores similares (leucemias agudas linfoides, LAL).

 

"Mediante la comparativa entre las leucemias primarias de los adultos y la de los pacientes pediátricos, hemos podido observar que los procesos mutacionales son similares entre los tumores pediátricos y adultos y en todos los subtipos de la leucemia", señala Inés Sentís, primera autora del estudio junto a Santiago González y estudiante de doctorado del laboratorio de Genómica Biomédica. "Las alteraciones genéticas concretas responsables de la malignización, sin embargo, difieren en las distintas formas de esta enfermedad particular".

 

Un proyecto que cuenta con el apoyo de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC)

 

La colaboración que ha dado lugar a este trabajo se engloba dentro del grupo coordinado de Anna Bigas, constituido para explorar los mecanismos de resistencia en la leucemia linfoblástica aguda-T en adultos y niños, y que cuenta con el apoyo financiero de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) desde el año 2016.

 

"Estas investigaciones son posibles gracias a la colaboración de laboratorios clínicos, básicos y computacionales como en este caso. Nuestro próximo reto es identificar las células responsables de la recaída en el momento del diagnóstico", apunta Anna Bigas, que es también investigadora CIBERONC.