Nutrition Spain , Salamanca, Thursday, September 02 of 2004, 12:01

Salamanca, a la cabeza de la comunidad en contaminación por dióxido de nitrógeno

Así se recoge en el Informe Anual de Calidad del Aire que elabora la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León

AVPR/DICYT Salamanca ha superado en 68 ocasiones los valores tolerados de dióxido de nitrógeno (NO2) durante 2003. Una cifra que la sitúa a la cabeza de las capitales de provincia de Castilla y León en la emisión de este tipo de contaminante, según se desprende de los datos que esta semana ha presentado la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León en el Informe Anual de Calidad del Aire. De las dos estaciones de medida con las que cuenta la capital salmantina, la ubicada en la Avenida de Alemania es la que ha ofrecido a los técnicos estos datos.

El límite en las concentraciones de este gas establecido en la legislación Española y la Europea es de 54 miligramos por cada metro cúbico de aire, un valor que Salamanca también superó en más ocasiones que el resto de capitales de provincia de la comunidad durante los años 1998 y 2000.

El óxido de nitrógeno se desprende de los procesos de combustión a altas temperaturas, como el que se produce en los cilindros de un coche, y que es responsable de las cifras alcanzadas en la capital charra. El contaminante generado en forma primaria es el óxido de nitrógeno (NO), parte del cual rápidamente se oxida convirtiéndose en dióxido de nitrógeno (NO2). Ambos, liberados a la atmósfera, participan activamente en un conjunto de reacciones fotoquímicas que, en presencia de hidrocarburos reactivos, generan ozono (O3).


El Informe Anual de Calidad del Aire emitido por la Junta sitúa muy cerca de los valores registrados en la estación de medida de Salamanca a los centros leoneses ubicados en Lillo y Páramo de Sil, donde se ha superado los niveles permitidos en 54 y 67 ocasiones, respectivamente. En este caso las fuentes de contaminación son muy distintas, ya que cerca de ambas localidades se ubica la central térmica de los Anllares.


 

Efectos en la salud

Diversos estudios han demostrado que la exposición a altas dosis de dióxido de nitrógeno tiene graves consecuencias para la salud, como el deterioro de los vasos capilares de los pulmones, como se ha podido comprobar al exponer ratas a altas a concentraciones de NO2 durante varios días. El experimento demostró que el gas les producía edema alveolar, un aumento en la concentración de proteínas en los pulmones, daños en el epitelio de las vías aéreas, bronquiolitis y susceptibilidad a infecciones causadas por virus y bacterias. En los seres humanos las intoxicaciones por dióxido de nitrógeno suelen dar lugar a afecciones como bronquiolitis obliterante, fibrosis bronquiolar y efisema.