Nutrition Spain , Valladolid, Tuesday, May 29 of 2012, 16:17

Un simposio reúne en Valladolid a los mejores grupos en ondas cerebrales y sus aplicaciones

Se han dado a conocer investigaciones en materia de rehabilitación, algunas de las cuales ya se encuentran con ensayos clínicos con importantes resultados

CGP/DICYT El Simposio del Comité Español de Automática (CEA) sobre Bioingeniería ha reunido hoy en el salón de grados de la Escuela de Ingenierías Industriales de Valladolid, en su sede del Paseo del Cauce, a los grupos de investigación más punteros del país en el ámbito del BCI (Brain Computer Interfaces), o lo que se conoce como el estudio de las ondas cerebrales y cómo éstas pueden ser utilizadas para múltiples aplicaciones, muy útiles para personas con escasa o nula movilidad, cómo puede ser por ejemplo el encendido de un ordenador a través de los impulsos de estas ondas.

 

Estos grupos punteros españoles proceden las universidades de Zaragoza, Miguel Hernández, Politécnica de Cataluña, Málaga y Palma de Mallorca, y además estarán los grupos de Bioingeniería del CSIC y la División de Ingeniería del Cartif de Valladolid, además del Grupo de Ingeniería Biomédica de la Universidad de Valladolid coordinado por Roberto Hornero, cuyas investigaciones están basadas en un sistema BCI de control domótico aplicado a usuarios con grave discapacidad.

 

Además de los BCI, tema común en todas las reuniones de la CEA, en esta ocasión también se van a abordar las investigaciones que se están desarrollando en materia de rehabilitación. Uno de ellos es el prototipo sobre el que se están realizando ensayos clínicos en personas que han padecido un infarto cerebrovascular con resultados muy positivos en el Hospital Beata María Ana de Madrid.

 

La reunión está apoyada por la Red Temática de Tecnologías de Apoyo a la Discapacidad y Mayores (Retadim) y la Red Temática en Ingeniería Biomédica (Redinbio), en cuya organización local está implicado el Departamento de de Ingeniería de Sistemas y Automática, que está integrado en el CEA.

 

Control domótico

 

Durante la jornada, se ha presentado la evaluación de un sistema BCI de control domótico basado en potenciales P300 aplicado a usuarios con grave discapacidad, desarrollado por Rebeca Corralejo, Daniel Álvarez, Roberto Hornero, del Grupo de Ingeniería Biomédica de la Universidad de Valladolid.

 

A través de este proyecto se pretende alcanzar dos grandes objetivos, por un lado “utilizar esa actividad cerebral para realizar ejercicios que vayan aumentando en dificultad con la idea de desarrollar una terapia de entrenamiento cognitivo”; y por otro “desarrollar una aplicación que permita controlar el equipamiento domótico que se tiene en una casa con esa actividad cerebral”, señala Hornero.

 

Según detalla el coordinador del GIB, la gran ventaja que tienen los sistemas BCI basados en potencial evocados P300 es que son “muy útiles”. “Van iluminando de forma aleatoria los diferentes dispositivos que queremos controlar, la televisión, el DVD, el equipo de música, la calefacción, el teléfono, etc, y la persona simplemente se tiene que fijar en el dispositivo que quiere controlar”. Cuando se fija en el dispositivo y se ilumina de forma aleatoria, agrega, “se genera ese potencial P300 que nosotros tenemos que capturar y una vez capturado tenemos que ejecutarlo y saber qué acción estaba pensando el usuario”, precisa.

 

Para probar su funcionamiento en un entorno real, la evaluación de las aplicaciones BCI desarrolladas en este proyecto correrá a cargo de los usuarios del Centro de Referencia Estatal (CRE) para la Atención a Personas con Grave Discapacidad y para la Promoción de la Autonomía Personal y Atención a la Dependencia de San Andrés de Rabanedo (León). En este centro conviven personas con graves discapacidades, tanto físicas como cognitivas.