Technology Spain , Valladolid, Tuesday, April 13 of 2010, 17:00

Cerca de 120 aficionados compiten mañana en la octava edición de 'Robolid'

El certamen está organizado por la Asociación de Microbótica de la Universidad de Valladolid

CGP/DICYT Cerca de 120 aficionados de toda España competirán a partir de mañana en la octava edición de Robolid, certamen organizado por la Asociación de Microbótica de la Universidad de Valladolid que consta de una serie de conferencias, exhibiciones y torneos gratuitos abiertos al público que pretenden acercar el mundo de la robótica a la sociedad. Robolid, que ya es uno de los certámenes más importantes del país, tendrá como sede la Escuela de Telecomunicaciones y de Informática.

 

Según la información de la Universidad de Valladolid facilitada a DiCYT, se ha producido un aumento considerable de participación con respecto a otros años. Entre las conferencias que se desarrollarán el primer día del certamen en el salón de grados del edificio de Tecnologías de la Información y de la Comunicación destaca la participación de un profesor ecuatoriano que ha ideado, diseñado y programado un autómata con brazos que toca la batería. Tras la conferencia, a las 12 horas, ofrecerá una demostración práctica de su invento. También se hablará de la robótica con uso hospitalario y de los sistemas inalámbricos.

 

La parte más atractiva, las competiciones, se celebrarán el 15 de abril. Los robots programados por los participantes competirán en pruebas de Sumo, Minisumo, Velocistas, Rastreadores y la demostración de la prueba de programación de microcontroladores. La jornada y el certamen finalizarán con la entrega de los premios y la actuación del grupo local The Clounies, que ofrecerá una actuación teatral preparada especialmente para Robolid.

 

El éxito de participación y de público de las pasadas ediciones y la posibilidad de concursar que ofrece a todo tipo de programadores amateurs (no sólo universitarios) han hecho que Robolid se haya convertido en una de las citas obligadas para participantes procedentes de ciudades como Bilbao, Barcelona o Sevilla.