Technology Spain , Valladolid, Tuesday, November 30 of 2010, 14:24

Cidaut participa en la creación de una planta piloto para la producción de biogás en Asturias

La instalación se enmarca en el proyecto europeo Integral-b, que trata de producir biogás en plantas de biodiesel aprovechando residuos alimentarios

CGP/DICYT En la actualidad, los aceites usados ya son transformados en biodiesel y los restos de alimentos de origen vegetal y animal son utilizados para generar biogás. Sin embargo, ambos procesos no se han desarrollado de forma íntegra en una misma instalación. A través del proyecto LIFE+ de la Comisión Europea denominado Integral-b, cuatro empresas y centros tecnológicos españoles, entre los que se encuentra la Fundción Cidaut de Valladolid, pondrán en marcha en San Martín del Rey Aurelio (Asturias) la primera planta piloto en el país integrada en una planta de biodiesel con el objetivo de validar la viabilidad técnica del sistema y comprobar sus ventajas energéticas, económicas y medio ambientales.

 

El proyecto, que ha sido presentado hoy en Asturias y que cuenta con un presupuesto que supera los 1’4 millones de euros (de los cuales el 50 por ciento provienen del Programa Life+), tiene una duración de 3 años y en él participan el centro tecnológico Ainia, Bionorte, Biogas Fuel Cell y Cidaut.

 

En cuanto a la instalación piloto, que se integran en la planta de biodiesel que la empresa Bionorte tiene en la localidad asturiana, funcionará a escala semi industrial y está formada por dos módulos: un sistema de digestión anaerobia que convertirá los restos orgánicos en biogás y un motor adaptado para producir electricidad y calor utilizando como combustibles biogás y glicerina.

 

El papel de Cidaut se centra en esta parte, en concreto en el diseño y construcción del sistema de purificación de la glicerina y del motor de cogeneración. “Se trata de cerrar un ciclo de vida”, asegura Andrés Melgar, coordinador del Grupo de Motores Térmicos y Energías Renovables de la Universidad de Valladolid (MYER), que trabaja estrechamente con Cidaut en esta línea. Así, el motor desarrollado se deriva de los de gasificación, en los que está especializado el grupo. La codigestión anaerobia es un proceso biológico por el que, en ausencia de oxigeno y a través de la actuación de determinadas bacterias, se convierte la materia orgánica en biogás.

 

Melgar explica de forma sencilla el proceso. “Se introducen en el digestor los residuos de Horeca y del aceite vegetal y se mezclan con agua. Al cabo de un mes, como mucho, están podridos lo que quiere decir que ya hay una población de bacterias importante que produce metano. Entonces hay que seguirlas alimentando y recogiendo el biogás”.

 

Así, a través de este sistema, Integral-b pretende generar biogás en las plantas de biodiesel que utilizan aceites vegetales como materia prima, un proceso que utilizará como materia orgánica los subproductos resultantes del propio proceso de producción de biodiesel como la glicerina y diversas materias sobrantes del canal Horeca (Hoteles, Restaurantes y Catering) y de la industria agroalimentaria.

 

Según la información de Cidaut facilitada a DiCYT, la planta piloto permitirá definir un modelo de aplicación industrial en base a los resultados obtenidos. El proyecto analizará por completo el ciclo de vida del proceso para determinar la rentabilidad y la sostenibilidad alcanzada.

 

9.000 toneladas al año de residuos orgánicos

 

Los técnicos que trabajan en el proyecto estiman que una instalación media de tipo industrial podría gestionar unas 9.000 toneladas de residuos orgánicos al año procedentes del canal Horeca y de la industria agroalimentaria, así como glicerina bruta y restos de filtración del aceite vegetal del proceso de fabricación de biodiesel. Así, se podrían obtener hasta 107 metros cúbicos de metano por tonelada de residuo, lo que generaría una producción neta de electricidad de 3.063 megavatios a la hora, equivalente al consumo anual de electricidad de 768 hogares (datos de consumo hogar correspondientes a 2007 del Ministerio de Medio Ambiente). De este modo, se evitaría la emisión a la atmósfera de 1.167 toneladas de CO2.

 

En cuanto a la producción neta de energía térmica, este tipo de instalaciones pueden generar 3.317 megavatios a la hora, lo que equivale al consumo anual de energía térmica de 408 familias.

 

 

Canal Horeca

 En España se producen más de 500.000 toneladas al año de residuos orgánicos en actividades como la restauración y hostelería, y se generan más 14 millones de toneladas de materias sobrantes de la industria agroalimentaria. En este sentido, la Directiva Marco de Residuos establece, entre otras cuestiones, la obligatoriedad de la recogida separada de residuos orgánicos para su reutilización. Su adaptación legal en España se prevé para 2011, lo que obligará a los sectores afectados a gestionar tratamientos más adecuados de estas materias.


El proyecto europeo pretende dar una doble solución a dos cuestiones de máximo interés para las industrias agroalimentaria, energética y el sector Horeca. Por una parte, ayudar a gestionar de forma correcta los residuos orgánicos sobrantes en ámbitos como su procesamiento, transporte y tratamiento. Por otra, optimizando las plantas de biodiesel, ayudando a mejorar su sostenibilidad, tanto económica como medio ambiental, a través del aprovechamiento completo de los residuos y la mejora de su rendimiento energético.