Technology Spain , Valladolid, Friday, February 05 of 2010, 16:54

Científicos de Oporto, Hidalgo y Valladolid desarrollan una técnica cromatográfica basada en magnetismo

Por el momento han logrado separar aminoácidos en muestras de vinos, aspartame y fármacos antiinflamatorios

CGP/DICYT El Grupo de Química Analítica y Electroquímica de Materiales (Quiane) de la Universidad de Valladolid, en colaboración con el Centro de Investigaciones Químicas de Pachuca de la Universidad del Estado de Hidalgo (México) y el Centro de Investigaciones en Química Física de la Universidad de Oporto (Portugal), trabaja en el desarrollo de diversas técnicas de análisis en flujo entre las que destaca una nueva modalidad de cromatografía, la magneto-cromatografía. 

 

La cromatografía es un método de separación de elementos para la caracterización de mezclas complejas que puede definirse como la transferencia de masas entre una fase estacionaria (compuesto homogéneo que permanece inmóvil) y una móvil (compuesto homogéneo que actuará de conductor de la mezcla que se quiere separar). En el caso de la técnica que preparan los científicos de Valladolid, Oporto e Hidalgo, es el campo magnético el factor más importante en la separación de los analitos (componentes de interés en el análisis de una muestra). Así, los elementos son separados por la aplicación de una baja intensidad de campo magnético durante la fase estacionaria.


“Estamos intentando desarrollar una técnica cromatográfica en la cual sea el magnetismo el que separe los compuestos. Al final quizá pueda servir para separar elementos que de otra manera no se pueden aislar, como algunas medicinas o pesticidas”, ha explicado en declaraciones a DiCYT Enrique Barrado, catedrático de Química Analítica y responsable del grupo de investigación de la Universidad de Valladolid.

 

Según ha apuntado, a o largo del tiempo van surgiendo nuevos problemas que requieren el diseño de nuevas técnicas de análisis, una de las líneas de investigación en la que trabaja el Quiane. Respecto a la nueva técnica magneto-cromatográfica, la idea es que “aparte de ser competitiva respecto a otro tipo de sistemas sea única para algunos compuestos”, un aspecto que, a su juicio, “sería lo más interesante”.

 

Separación de aminoácidos en vino

 

Por el momento, con esta técnica han conseguido separar aminoácidos en muestras de vinos, trabajo que obtuvo el premio a la mejor comunicación en nuevos desarrollos en las XI Jornadas de Análisis Instrumental (JAI) celebradas en Barcelona en el marco de la Expoquimia; así como en aspartame y sus productos de hidrólisis en bebidas sin azúcar (aditivo edulcorante compuesto por ácido aspártico, fenilanalina y metanol que ha sido objeto de controversia por los daños que podría ocasionar en la salud).

 

Además se está trabajando con antiinflamatorios no esteroideos, un variado grupo de fármacos que sirven para reducir síntomas de inflamación, dolor o fiebre. Los expertos apuntan que, si bien como toda técnica novedosa plantea numerosos problemas, en principio las posibilidades de la magneto-cromatografía son “considerables”.