Social Sciences Spain , Salamanca, Tuesday, July 14 of 2009, 17:15

De los libros al cielo

La Universidad de Salamanca muestra desde hoy en una exposición los tesoros que guarda su biblioteca sobre Astronomía

JPA/DICYT La Universidad de Salamanca ha inaugurado hoy una exposición que muestra una pequeña parte de los tesoros bibliográficos que guarda esta institución académica en materia de Astronomía, coincidiendo con el Año Internacional de esta materia. El Estudio Salmantino creó la cátedra de Astrología en 1467, que tendría una gran repercusión a finales del siglo XV y durante todo el XVI. Ahora, la muestra Miradas al cielo, que se ubica en la Sala Cielo de Salamanca del Patio de Escuelas Menores ofrece hasta el 14 de septiembre de 2009 pequeñas pinceladas del saber acumulado durante centurias sobre la ciencia de las estrellas.


De hecho, desde época de los incunables hasta 1830, la biblioteca de la Universidad de Salamanca contiene unas 500 obras de Astronomía, sin contar la gran cantidad de libros que tocan esta materia de forma transversal, un número incalculable de ellos que se centran en Matemáticas o Física. Y el saber fue también acompañado del arte, puesto que la Universidad encargó al artista Fernando Gallego la ornamentación de la bóveda de al Biblioteca, en las Escuelas Mayores, el conocido como Cielo de Salamanca.

 

La exposición se divide en tres grandes partes. La primera reúne los libros de los grandes astrónomos europeos, como Copérnico, Galileo, Newton o Kepler. Entre ellas, hay “obras magníficas e imágenes espectaculares de finales del siglo XVI” en palabras de Margarita Becedas, directora de la Biblioteca General, que ha inaugurado esta mañana la muestra junto con el vicerrector de Estudiantes, José Manuel Bustos. Así, se puede encontrar Los libros del saber de Astronomía del rey Alfonso X o un manuscrito dedicado a Felipe II.


Una segunda parte “más discreta pero con un encanto muy especial” incluye libros de profesores salmantinos que realizan obras originales o comentarios a otras. En este apartado figuran nombres como Antonio de Nebrija, Juan Pérez de Moya, Núñez de la Yerba o Juan de Salaya, autores españoles de este tipo de obras relacionados en mayor o menor medida con Salamanca. 

 

Finalmente, hay tres esferas. Dos de ellas son esferas armilares, instrumentos compuestos por aros que representan las posiciones de círculos significativos en Astronomía, una de ellas es heliocéntrica y otra geocéntrica. Completa el trío la gran esfera celeste de Vaugondy, del siglo XVIII, destacada por ser la que el insigne librero Diego de Torres Villarroel fue a buscar a París, puesto que “quería esta edición en concreto”.

 

Asimismo, Torres Villarroel también es protagonista de la exposición, con la traducción que hace a una obra del propio Vaugondy. “Como curiosidad tenemos también un libro escrito por otro catedrático del Estudio salmantino criticando la traducción que había hecho Villarroel”, señala Becedas. “Con todo ello hemos querido representar la riqueza bibliográfica de nuestra universidad en obras de Astronomía y Astrología.

 

Finalmente, también cabe destacar las tres ediciones del Poeticon astronomicon de Higinio. Los grabados de las primeras ediciones incunables, de 1482 y 1485, probablemente inspiraron al artista Fernando Gallego debido al parecido que tienen con las pinturas que se pueden ver en la sala contigua al lugar de la exposición.