Health Spain , Salamanca, Friday, June 24 of 2011, 17:19

El Centro de Caracterización de Recursos Biológicos contará con un banco de muestras vegetales

Tendrá como modelo el actual Banco Nacional de ADN y estará coordinado por científicos que tienen experiencia en este campo, como los del Banco de Germoplasma y el Herbario de la Universidad de Salamanca

AO/DICYT El director del Banco Nacional de ADN, Alberto Orfao, ha presentado hoy el proyecto del futuro Centro de Caracterización de Recursos Biológicos a investigadores y profesores de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Salamanca y ha anunciado la creación de un banco vegetal de ADN. Esta nueva infraestructura tomaría como modelo el actual Banco Nacional de ADN, que almacena muestras humanas.


Alberto Orfao, que ha impulsado la idea de ampliar el papel del actual Banco Nacional de ADN para transformarlo en el Centro de Caracterización de Recursos Biológicos, proyecto enmarcado en el VIII Centenario de la Universidad de Salamanca, ha completado hoy una serie de visitas realizadas a distintas facultades para realizar una presentación detallada del futuro centro.

 

"Mediante estas ponencias, se está tratando de dar a conocer el proyecto en un mayor detalle y de tal manera que se puedan resolver las dudas del personal universitario", ha comentado Alberto Orfao en declaraciones a DiCYT. "Nos encontramos aún en una fase de diseño abierto en la que necesitamos retroalimentación para conocer las prioridades. El Centro de Caracterización depende en gran medida de las estructuras e iniciativas dentro de la Universidad, por lo que creemos que dar esta información es una necesidad", asegura.
 

El banco vegetal de muestras estaría coordinado por otras entidades, como el Banco de Germoplasma de la Universidad de Salamanca, ubicado en el Centro Hispanoluso de Investigaciones Agrarias (Ciale), o como el Herbario de la institución académica. Por otra parte, un punto de referencia para la actividad de este nuevo banco puede estar en la Universidad de Sevilla, que está investigando un método de congelación de células vivas, de tal manera que pudieran conservarse en perfectas condiciones y, en el momento de su utilización, permitiría descongelar las muestras y obtener la célula viva, según ha explicado Orfao.
 

La vicerrectora de Investigación de la Universidad de Salamanca, María Ángeles Serrano, también ha estado presente en el acto. "Con este proyecto se intentará promover la investigación genética en diferentes campos así como implicar a los investigadores de la Universidad, que son quienes deben dar forma al centro", comentó.


El Centro de Caracterización de Recursos Biológicos supone una ampliación del Banco de ADN, que almacena muestras biológicas con el objetivo de estudiar enfermedades humanas, de manera que el futuro centro también almacenará muestras vegetales, animales y de microorganismos, lo que permitiría crear hasta 100 puestos de trabajo, según las previsiones. El futuro edificio del centro, que rondará los 5.000 metros cuadrados, se situará en el espacio comprendido entre la Facultad de Biología y el Centro de Investigación del Cáncer.

 

Único en Europa

 

"El proyecto del centro es de referencia internacional, ya que se trata del primero de este tipo en Europa", ha añadido Orfao. Se pretende una inversión en innovación muy alta y tratando de lograr un retorno económico tangible. Algunas de las muestras de estas intenciones son, por ejemplo, la futura creación de zonas de bioseguridad en el nuevo edificio que se unirían a las que actualmente existen en el Centro del Cáncer, únicas en Salamanca, o la utilización conjunta de los materiales aportados por la Universidad. Entre estos materiales e infraestructuras se encuentra la reciente adquisición de la institución, el sistema de secuenciación masiva presentado esta misma semana.

 

En este último año, a pesar de que el nuevo edificio aún no ha comenzado su construcción, se ha comenzado la creación de diferentes unidades de investigación. Un área de pre-analítica, una de manipulación de muestras y otra de bioinformática. En éste último área, el desarrollo de programas informáticos específicos, patrocinados por diferentes empresas, ha generado en los últimos años más de 120.000 euros, enmarcados dentro del porcentaje de ventas que se otorga a la unidad creadora.