Health Spain Salamanca, Salamanca, Tuesday, September 18 of 2007, 19:01

El CSIC adjudica la instalación del microscopio de fluorescencia para el Centro de Investigación del Cáncer

Supone un gran paso para muchos proyectos de investigación, ya que permite trabajar con células vivas

JPA/DICYT El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha anunciado la adjudicación del suministro e instalación de un microscopio de fluorescencia para monitorización in vivo destinado al Centro de Investigación del Cáncer (CIC), en Salamanca, a través de una resolución del Órgano de Contratación que hoy publica el Boletín Oficial del Estado (BOE), en la que se señala que el importe asciende a 128.800 euros. Este nuevo microscopio será el más potente del Centro del Cáncer y supondrá un gran paso para muchos proyectos de investigación, ya que permite trabajar con células vivas.

La técnica de fluorescencia que emplea este microscopio está siendo muy utilizada en la rama de la Biología Molecular y Celular, ya que permite estudiar el comportamiento de la célula y de sus componentes, como las proteínas, gracias a imágenes del microscopio que no son estáticas. Según la información recogida por DICYT de investigadores del centro, la principal diferencia con respecto a otros microscopios está en el hecho de que éste cuenta con una cápsula en la que se mantienen las muestras en las condiciones de temperatura y humedad deseadas, para lograr la supervivencia de las células y de sus componentes. Además, permitirá seguir la evolución de una muestra por la noche, tomando fotografías cada cierto tiempo. Estos microscopios de fluorescencia son una evolución de los microscopios de luz ultravioleta, que utilizan este tipo de luz para medir la radiación electromagnética que emiten las células y con ello analizar diferentes parámetros.

 

Microscopios actuales

 

El Centro del Cáncer cuenta en la actualidad con tres tipos de microscopios, clasificados fundamentalmente en función de su capacidad. Por una parte, están los de bajo aumento, utilizados para visionar células en cultivo y que no permiten obtener imágenes subcelulares, es decir, con ellos no se pueden analizar partes más pequeñas que la célula. Por otra parte, existe un grupo de cinco microscopios en el centro que se diferencia básicamente en que ofrece una mayor resolución, de manera que sí posibilitan el análisis subcelular. Finalmente, el microscopio más potente con el que cuenta en la actualidad el Centro del Cáncer es el confocal, un avanzado instrumento que permite obtener imágenes tridimensionales de la célula, para lo que utiliza un láser en lugar de la luz ultravioleta.