Environment Spain , Valladolid, Monday, May 09 of 2011, 17:28

El edificio bioclimático Envite servirá de laboratorio para un nuevo proyecto del Ministerio de Ciencia e Innovación

La nueva iniciativa se centrará principalmente en el desarrollo de prototipos con mayor eficiencia energética

Cristina G. Pedraz/DICYT El edificio bioclimático Envite, inaugurado por la ministra de Ciencia e Innovación el pasado 21 de marzo en el polígono industrial El Carrascal de Valladolid, acogerá durante los próximos cuatro años un nuevo proyecto nacional de I+D. Liderado por la empresa Collosa, la nueva iniciativa se centrará en el desarrollo de prototipos más eficientes energéticamente de lo que se está instalando ahora mismo en los edificios, principalmente en fachada, cubierta y lucernarios (ventanas abiertas en la parte alta de las paredes o en el techo).

 

En el proyecto, denominado Celsius y financiado por la convocatoria Innpacto 2010 del Ministerio de Ciencia e Innovación (Micinn), participan además un estudio de arquitectura de Valladolid, una empresa de instalaciones asentada también en la ciudad, Grupo Lince como propietaria del edificio Envite y el Ciemat (Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas).

 

Como han explicado a DiCYT Carlos García y Cristina Parrado, investigadores del Servicio de I+D+i de Collosa, el proyecto acaba de arrancar y tratará de “desarrollar nuevos prototipos que se podrían haber colocado en el edificio Envite o en cualquier otro de forma más o menos industrializada”. En primer lugar se estudiarán en el laboratorio todos los parámetros que influyen en las tres partes, fachada, cubierta y lucernarios, como son “los posibles cambios de materiales, el espesor, el tipo de colocación o la radiación”.

 

Con las conclusiones que se extraigan de estos análisis se desarrollarán los prototipos, que se probarán a nivel real. El objetivo final no es otro que “se puedan instalar en cualquier edificio que esté en construcción”. Otra de las tareas importantes del proyecto Celsius, que finalizará en 2014, consistirá en el control y la monitorización de todos los parámetros del edificio Envite. “Lo hemos monitorizado totalmente para saber si todos los elementos que se han colocado funcionan o no y son eficientes”, apuntan los investigadores.

 

En el edificio Envite, que alberga las oficinas, talleres y aulas de Grupo Lince Asprona-Fundación Personas (asociación destinada a la formación y contratación de personas con discapacidad intelectual), se han implementado diversas técnicas de ahorro de energía, como un tratamiento diferenciado en fachadas según la orientación, un atrio iluminado por medio de lucernarios dispuestos para dar mayor luz natural y mayor confort térmico en el interior, un gran aislamiento térmico mediante fachadas ventiladas y ventilación natural o el empleo del agua pluvial para el regadío de zonas verdes. A estas técnicas naturales integradas en el diseño se suman otras artificiales, como el empleo de captadores solares térmicos (un total de 65 metros cuadrados), paneles fotovoltaicos, una instalación de frío solar, calefacción y refrigeración geotérmica o calderas de biomasa.

 

41 organismos de la región en la convocatoria Innpacto

 

La convocatoria Innpacto, en la que se enmarca el proyecto Celsius, es un subprograma del Ministerio de Ciencia e Innovación cuyo objetivo es propiciar la creación de proyectos de cooperación entre organismos de investigación y empresas para la realización conjunta de proyectos de I+D+i que ayuden a potenciar la actividad innovadora, movilicen la inversión privada, generen empleo y mejoren la balanza tecnológica del país.

 

Castilla y León es la cuarta comunidad que ha obtenido mayor financiación en el subprograma Innpacto, por detrás de Madrid, Cataluña y País Vasco. En total, cuenta con 41 beneficiarios entre empresas privadas, organismos públicos de investigación, universidades, centros tecnológicos y fundaciones. Del mismo modo, 24 beneficiarios de estas líneas de financiación proceden del ámbito público, mientras que el resto llega del sector privado. En total, el programa cuenta con 353 millones de euros para su financiación y a Castilla y León le corresponde casi una décima parte de este reparto.