Environment Colombia , Bogotá D.C., Monday, June 07 of 2010, 19:59

Estudian la relación del clima con la Sigatoka negra, una enfermedad del banano

Está producida por el hongo ‘mycosphaerella fijiensis’, que deteriora las hojas de la planta, reduce el rendimiento y la calidad de la producción

UN/DICYT Identificar los efectos del clima en la aparición de la Sigatoka negra en los cultivos de banano en Colombia, es el principal propósito de un estudio que adelantan investigadores de la Universidad Nacional (UN) en Medellín. En el proyecto trabajan los docentes Pablo Elías Buríticá, del grupo de Sanidad Vegetal, Andrés Ochoa, del Centro de Investigaciones del Clima de Colombia, y la estudiante de Ingeniería Agronómica, Elizabeth Cristina Martínez. “Lo más importante es el diagnóstico de los factores climáticos que expliquen la aparición de la Sigatoka negra y su influencia en el cultivo del banano, de tal manera que se puedan ajustar los planes de control que signifiquen una mayor economía para el productor”, explicó Buriticá.


La Sigatoka negra es una enfermedad producida por el hongo Mycosphaerella fijiensis, que deteriora las hojas de la planta, además reduce el rendimiento y la calidad de la producción, por ende su exportación. El primer brote en el país fue en 1981 en la zona bananera de Urabá, municipio de Apartadó, y luego se dispersó a las regiones Caribe, Pacífica, Centro y Oriente del país.


Actualmente el control se realiza con productos químicos y otras medidas como el deshoje fitosanitario y el despunte. Según explicó Buriticá, aunque son efectivos los productos, hay un aspecto grave: hace algunos años cuando llegó la Sigatoka se hacían 12 aplicaciones de fungicidas por año. Actualmente, esa cifra está alrededor de 30 y en países como Costa Rica están en 50 aplicaciones, prácticamente una cada 8 días.
“Eso es un costo altísimo y un profundo riesgo de contaminación ambiental y ha llevado a una proliferación de la variabilidad misma del hongo porque ha generado resistencia a muchos productos”, agregó.
 

Así es la investigación


Los estudios se concentran en el Campo Experimental del Centro de Investigaciones del Banano, Cenibanano, ubicado en el municipio de Carepa, Urabá antioqueño. Allí se están recopilando datos históricos relacionados con la incidencia de la enfermedad y los factores climáticos de Urabá gracias a la información que proveen distintas estaciones de monitoreo del clima.


“Todos esos datos los estamos recogiendo para hacer la investigación y empezar a mirar estadísticamente qué está pasando con la enfermedad para luego determinar en qué épocas hay mayor proliferación de la enfermedad”, afirmó Elizabeth Cristina Martínez, estudiante de Ingeniería Agronómica. Frente a este tema, el docente Andrés Ochoa explicó cómo en ensayos de laboratorio hechos en muchas entidades se ha encontrado que el hongo que produce la Sigatoka negra es muy susceptible a la temperatura y a la humedad relativa del aire.


“En particular estamos analizando el periodo del 2007 hasta ahora, en el cual ha habido primero un fenómeno de La Niña, después un periodo normal y ahora estamos en El Niño. Hemos visto que la Sigatoka negra aparece más vigorosamente durante el fenómeno de El Niño”.


Aunque esta investigación está en su primera fase, los investigadores lo califican como un gran avance para optimizar las prácticas agronómicas en el cultivo del banano y en la agricultura colombiana en general.  “Este es un paso muy importante en el proceso de entender la variabilidad espaciotemporal de las enfermedades de las plantas, lo cual es un asunto clave para el desarrollo sostenible de la agricultura del país”, explicó Pablo Elías Buriticá.