Health Spain , Salamanca, Friday, October 27 of 2006, 17:09

"Hay que poner los medios para que los jóvenes puedan investigar en España"

La investigadora del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa de Madrid, Margarita Salas, hablará el próximo lunes en Salamanca sobre los avances científicos experimentados en los últimos 125 años

AVPR/DICYT La científica Margarita Salas, miembro del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa de la Universidad Autónoma de Madrid, se acercará el próximo lunes 30 hasta la capital salmantina para tomar parte en los encuentros 125 Años que Hicieron Historia, organizados por la Fundación Caja Duero. Según ha confirmado a DICYT la propia investigadora, "la ponencia se centrará en repasar los últimos avances producido en el ámbito de la biomedicina y la genética en el último siglo, así como las implicaciones que dichos avances tendrán en el ámbito sanitario". Avances que, por otra parte, sólo han sido posibles gracias al trabajo de una serie de profesionales cuyas condiciones laborales en España continúan siendo precarias, ya que tal y como reconoce la investigadora, "aún faltan infraestructuras, medios económicos y puestos de trabajo para poder investigar en cantidad y con calidad en nuestro país".

Aunque la situación de quienes desean dedicarse a la investigación en España ha variado bastante en los últimos 125 años, especialmente en lo relacionado con la formación de los investigadores que la científica asturiana califica de "excelente", aún se registran situaciones como las recientemente denunciadas por la revista Nature of Medicine. "Hace cinco años que se puso en marcha el programa Ramón y Cajal, a través del cual se facilitaba la incorporación de investigadores españoles que se encontraban trabajando en el extranjero a diferentes centros científicos de nuestro país. El próximo 15 de noviembre de este mismo año finalizarán los contratos de aquellos jóvenes investigadores que se acogieron a la primera convocatoria del programa de recuperación de talentos y muchos se encuentran con que no podrán continuar con su trabajo. Es desde luego una situación desalentadora que hay que corregir poniendo los medios para que la gente que quiere investigar en España pueda hacerlo", explica la doctora Salas.

Medicina preventiva

Lo que en ningún momento pone en duda una de las discípulas más aventajadas del eminente Severo Ochoa es que en España se investiga, y se hace con calidad. Desde que en 2001 se esbozase el primer mapa del genoma humano y se completase en 2003, el equipo que coordina Margarita Salas se ha centrado en analizar los mecanismos que controlan la duplicación genética y que evitan los fallos en el proceso, a lo que recientemente se ha unido una línea científica a través de la que se intenta determinar las señales que regulan la expresión de dicho material genético. "Los conocimientos que estamos adquiriendo gracias al desarrollo de la biología molecular nos van a permitir modificar el modelo de medicina curativa por medicina preventiva, ya que podremos anticiparnos al desarrollo de las enfermedades y, en caso de que se manifiesten, poder tratarlas de la manera más adecuada a las necesidades de cada paciente".

En este proceso, los científicos se ven ya obligados a asumir un nuevo papel al que no están tan acostumbrados, "el de explicar a la sociedad las consecuencias derivadas de estos avances, señalando tanto los beneficios como los peligros asociados al uso incorrecto de las nuevas evidencias científicas", explica la investigadora.