Nutrition Spain , España, Wednesday, March 10 of 2010, 19:00

La Agencia Internacional de la Energía considera "imprescindible" el trabajo de la Ciuden para capturar y almacenar CO2

León acoge la reunión semestral del comité ejecutivo de expertos en gases de efecto invernadero

AMR/DICYT El director del programa de gases de efecto invernadero del máximo organismo internacional sobre energía, la Agencia Internacional de la Energía (AEI) calificó el programa experimental de captura y almacenamiento de CO2 que se desarrolla en Ponferrada (León) como "imprescindible" y "de enorme importancia tanto para España como para Europa". Tom Dixon presidió hoy la primera reunión anual de expertos de alto nivel sobre los gases de efecto invernadero que se celebra en España, en la ciudad de León. La cita ha servido para establecer las bases de los trabajos de investigación que se llevan a cabo en materia de captura y almacenamiento de CO2 a nivel internacional.

 

Unos 75 expertos de alto nivel se reúnen desde ayer y hasta mañana en la provincia de León en el marco del comité ejecutivo al que pertenecen dentro de la Agencia Internacional de la Energía. Es la primera vez que este organismo se reúne en España, después que fechas precedentes pasara por Zúrich (Suiza), Brisbane (Australia) y Washington, y lo hace a caballo entre Ponferrada y la capital provincial. La Fundación Ciudad de la Energía (Ciuden), anfitriona del encuentro, ha aprovechado la cita para mostrar los avances del programa español de captura y almacenamiento de CO2, que desarrolla.

 

Dixon afirmó que "es evidente que el futuro del carbón como materia prima del sector energético pasa por la captura y almacenamiento" por lo que es "inconcebible" en un futuro próximo que las centrales térmicas que se abastezcan de este combustible fósil no dispongan de la tecnología necesaria para evitar la emisión de gases a la atmósfera. "Carbón más electricidad es igual a captura y almacenamiento de CO2", resumió. Esta tecnología, para Dixon, debe ocupar no sólo a la industria energética, sino a los otros grandes emisores (refinerías, cementeras o siderurgias). Además, "estas tecnologías no tienen que aplicarse sólo en los países desarrollados, como Europa o Estados Unidos, sino en los países en fuerte desarrollo, como China e India, ya que si no los objetivos de estabilización difícilmente podrían alcanzarse". La AEI se ha fijado 2050 como fecha para la reducción de las emisiones del dióxido de carbono a la atmósfera, uno de los causantes del efecto invernadero.

 

Su colega en el comité del organismo de la AEI John Topper precisó la necesidad de la colaboración entre los proyectos comunitarios que están actualmente en marcha. De que las seis plantas experimentales que se desarrollan actualmente en Europa saldrán "un conjunto de tecnologías de captura o almacenamiento que servirán de matriz para combinar estas opciones que se puedan utilizar en diferentes escenarios", explicó. Esta obligación de colaborar entre los proyectos español, francés, italiano, neerlandés, británico y polaco se ha concretado en la creación de una red de intercambio de información que se puso en marcha en diciembre de 2009 en Oslo.

 

Recepción de la Ciuden

 

En su recepción a los asistentes al comité ejecutivo, José Ángel Azuara, director general de la Ciuden, destacó ayer en Ponferrada que el programa “ha alcanzado actualmente un punto interesante de la evolución y madurez”, por lo hizo un llamamiento a “las instituciones, servicios públicos, centros de investigación, las universidades y en general de quienes imparten el mismo interés común de desarrollar y utilizar tecnologías limpias del carbón”. Azuara recordó que desde la fundación se ha creado una red de agentes interesados en colaborar con el proyecto de captura y almacenamiento de CO2 de la Ciuden (como los recientes acuerdos con la petrolera Repsol y la asociación española de productores de hormigón Oficemen, y apuntó que el reto está ahora en “trabajar en un contexto internacional para optimizar los esfuerzos y el tiempo necesario para obtener resultados consistentes”.

 

Según explicó esta cooperación internacional es necesaria porque “puede ayudar a acortar el tiempo necesario para pasar de las tecnologías emergentes”, fase en la que se encuentra la investigación en este momento, “para madurar de una manera más eficiente y económica”. En estos momentos, seis miembros de la Unión Europea han adoptado una estrategia de poner en funcionamiento seis centrales eléctricas de carbón que permitan la captura y almacenamiento del CO2. Una de ellas estará ubicada en El Bierzo. Se pretende que a partir de 2015 estén desarrolladas las tecnologías a nivel experimental para la captura de este gas en Cubillos del Sil (León) y su almacenamiento en Hontomín (Burgos). España está en estos momentos trasponiendo la directiva de captura y almacenamiento de carbono de abril de 2009 que otorgará un marco legal a este tipo de industrias. El Congreso de los Diputados la debatirá "en los próximos meses", avanzó Vicente Cortés, director del programa de captura de la Ciuden.