Nutrition Spain La Moraña, Ávila, Monday, April 04 of 2005, 14:19

La Diputación de Ávila probará filtros de óxido férrico para acabar con el arsénico en el agua de La Moraña

Las primeras pruebas del sistema de depuración se van a llevar a cabo en Villanueva de Gómez y Sigeres

EC/DICYT La solución a los problemas del arsénico y de los nitratos en el agua de abastecimiento de 25 pueblos de la provincia de Ávila, la mayoría de ellos pertenecientes a la comarca de La Moraña, podría llegar en las próximas semanas de la mano de un sistema de filtros que contienen óxido férrico. Un método patentado por una empresa de Estados Unidos que, según sus promotores, facilita la absorción, a través de una reacción química, de los dos tipos de iones de arsénico que han aparecido en el agua de estas localidades: el trivalente y el pentavalente. Además, dichos filtros no contienen productos contaminantes que deban ser retirados a vertederos especiales.

Se trata de un sistema no excesivamente caro, puesto que el coste de su instalación no superará los 36.000 euros por localidad, con lo que la inversión total podría alcanzar los 900.000 euros. Además, la restitución de los filtros podría ser asumida por los propios ayuntamientos gracias a su bajo coste, mientras que de su distribución se ocuparían las empresas encargadas de vender productos fitosanitarios.

A la vista de los resultados de las pruebas experimentales que pondrá en marcha en próximos días la Diputación Provincial de Ávila en Villanueva de Gómez y Sigeres, se decidirá sobre la instalación de estos filtros en los 25 municipios que en estos momentos están sufriendo las consecuencias de la contaminación por arsénico en los sondeos de su abastecimiento. También se aplicará a aquellos municipios afectados por la contaminación de nitratos, que son algo menos de medio docena.

El sistema puede ser eficaz en pueblos menores de 500 habitantes, es decir, la mayor parte de los afectados, mientras que en los de mayor población, después de realizadas las pruebas, se podría optar por otro sistema de filtros por ósmosis inversa, el mismo que se utiliza en las desaladoras de agua de mar, si bien este método es sensiblemente más caro.

Mientras se comprueba la bondad del sistema de filtros de óxido férrico, que debería estar en marcha para el verano, todos los pueblos afectados siguen recibiendo agua embotellada. Concretamente, durante el invierno a razón de un litro por persona y día, una cantidad que se antoja escasa si tenemos en cuenta las necesidades de consumo existentes en la actualidad, según han denunciado algunos vecinos de estas localidades afectadas por la contaminación.