Social Sciences Spain , Salamanca, Friday, February 08 of 2013, 14:26

La divulgación y la cooperación se suman a los objetivos de los científicos actuales

Los investigadores ya no se preocupan sólo de las publicaciones científicas, sino de transmitir a la sociedad su conocimiento, afirma en Salamanca una especialista del CSIC

AFM/DICYT Los problemas de la Ciencia de hace 20 años no son los mismos que los de hoy en día, puesto que van cambiando a medida que lo hace la sociedad, asegura Irene López, investigadora del Instituto de Estudios Documentales sobre Ciencia y Tecnología (IEDCYT), que pertenece al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Esta experta, que ha impartido un seminario organizado por el Instituto de Estudios de la Ciencia y la Tecnología (eCyT) de la Universidad de Salamanca, asegura que la cooperación y la divulgación se han sumado a los objetivos de los científicos actuales.

 

Hasta hace pocos años el único parámetro del éxito de la actividad científica era "la bibliometría", es decir, las publicaciones en revistas científicas que lograba un investigador. "Importaba el qué y el cuánto se estudiaba plasmado en el recuento de todas las publicaciones en revistas científicas", asegura, "el científico de la década de los 90 perseguía la publicación como fin último". Por eso, se producía "un aislamiento de la actividad científica, ya que los investigadores no tenían motivación por transmitir conocimientos", comenta Irene López en declaraciones a DiCYT.

 

Sin embargo, en los últimos 20 años ese aislamiento se ha roto. "Nos empezamos a preocupar por las vocaciones científicas, la colaboración entre las universidades y las empresas, así como por la transmisión y la comunicación de conocimientos", indica esta especialista, formada en el Máster de Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología del eCyT, al que ha vuelto esta semana como ponente.

 

En su opinión, publicar ya no es el único interés de la ciencia del siglo XXI, la cooperación y divulgación son casi en una necesidad para acercar todas las innovaciones a la sociedad. Los investigadores siguen necesitando publicar sus resultados en revistas de alto impacto, pero esto ya no es suficiente para que su trabajo tenga proyección, según Irene López, porque "si se hace en España, jamás podrá ser leído ni reconocido a nivel mundial y, si se hace en Estados Unidos, sí tendrá un gran peso, pero las personas de habla no inglesa no podrán conocerlo" y no llegaría al gran público.

 

En cualquier caso, a pesar de los intentos de acercar la Ciencia a la población, aún sigue habiendo barreras. En cierto modo, "la Ciencia sigue encerrada en su torre de marfil", opina la especialista. Al igual que hace 20 años podríamos preguntar para quién era útil un descubrimiento científico si no se daba a conocer, hoy en día cabe hacerse preguntas distintas pero que van en la misma línea. "¿A quién le resulta útil si hay monopolios empresariales y editoriales? La Ciencia tiene que ser libre y tiene que llegar a todos los rincones de la sociedad", concluye.