Health Spain Burgos, Burgos, Wednesday, June 18 of 2008, 17:13

El 70 por ciento de las mujeres se contagia en algún momento por el virus del papiloma humano

La Asociación Nacional para el Desarrollo de la Salud de la Mujer expone en Burgos los beneficios de la vacuna desarrollada

MOP/DICYT En Castilla y León se detectan anualmente 131 nuevos casos de cáncer de cuello de útero, de los cuales, 23 terminan en defunción. A nivel nacional, se diagnostican 2.100 pacientes con esta enfermedad al año, lo que significa que, aproximadamente, dos mujeres mueren al día en España por esta causa. Con el objetivo de dar a conocer los posibles beneficios de la vacuna desarrollada para prevenir el cáncer de cuello de útero, la Asociación Nacional para el Desarrollo de la Salud de la Mujer (ADESAM), junto con la Asociación Provincial de Consumo Jimena, ha organizado hoy en la capital burgalesa un coloquio sobre el virus del papiloma humano y la prevención de este cáncer. Estas asociaciones consideran que la vacuna protege a las mujeres de entre 9 y 26 años, incluso si ya mantienen relaciones sexuales.


Según los datos ofrecidos por ADESAM, el 70 por ciento de las mujeres en algún momento de su vida se contagia por el virus del papiloma humano. Según la doctora María Guerrero, ginecóloga del Hospital General Yagüe de Burgos y del Centro de Orientación Familiar de la capital burgalesa, “la vacuna está especialmente indicada para la inmunización de niñas y adolescentes de 9 a 15 años, quienes ya la han recibido hasta en un 93%, y para mujeres adultas de entre 16 y 26 años, independientemente de su actividad sexual”. La ginecóloga ha señalado que “además, se está estudiando la posibilidad de que en un futuro mujeres más mayores también puedan acceder a esta vacuna”. “Todos los estudios realizados auguran un buen resultado en las de más edad”, ha apuntado Guerrero.


En la provincia burgalesa, se detectaron 61 casos en 2005 -aún no se conocen datos más recientes-. La tendencia es al alza, “motivada sobre todo por el aumento de las relaciones sexuales y el descenso de la edad con la que se comienzan a mantener las mismas en España, así como por la llegada de inmigrantes provenientes de sistemas sanitarios deficientes, con tasas de cáncer más altas”.


La vacuna contra este tipo de cáncer protege, según la Asociación Nacional para el Desarrollo de la Salud de la Mujer, a cuatro tipos de virus del papiloma humano que causa en Europa el 75 por ciento de los casos de cáncer de cuello de útero, el 70 por ciento de los cánceres de vulva y vagina y el 90 por ciento de las verrugas genitales. María Guerrero ha destacado que “el potencial preventivo de la vacuna se consigue tanto en mujeres que no hayan iniciado su actividad sexual, como en aquellas que han estado expuestas. En estas últimas, la probabilidad de que estén simultáneamente infectadas por todos los tipos del virus contenidos en la vacuna es prácticamente nula, por lo que siempre habrá un potencial preventivo de ésta en mujeres ya infectadas”. Así, la doctora del Hospital General Yagüe ha manifestado que “todas las mujeres pueden vacunarse, incluso si ya han iniciado su actividad sexual”. En Burgos, el 93 por ciento de las jóvenes de 14 años se han vacunado ya.


En cuanto a las múltiples críticas aparecidas contra la vacuna, en especial por su elevado precio, que se sitúa en torno a los 450 euros, María Guerrero ha afirmado que “la misma ha pasado todos los controles de seguridad de los organismos médicos más importantes a nivel internacional, como son la Organización Mundial de la Salud, la Agencia Europea de Medicamentos o la Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos”. Según la doctora, “no ha habido una celeridad, ya que los países europeos han sido los últimos en introducir la vacuna”. Además, la ginecóloga ha insistido que a largo plazo, “la prevención también resultará más barata que los tratamientos posteriores, como se podrá comprobar en unos quince años, cuando las primeras generaciones vacunadas alcancen la madurez”. Desde ADESAM, además, señalan que los estudios clínicos han demostrado que la vacuna proporciona una fuerte memoria inmunitaria en las mujeres vacunadas.