Health Spain , Valladolid, Friday, March 14 of 2008, 18:42

El Instituto de Biología y Genética Molecular de Valladolid cumple diez años como centro mixto de la Universidad y el CSIC

Consolidar sus actuales áreas de investigación y ampliar la plantilla de investigadores son dos de los principales retos, según su director

Yolanda González/DICYT Consolidar las tres áreas de investigación que desarrolla: Fisiología Celular y Molecular; Desarrollo, Genética y Células Madre e Inmunidad Innata e Inflamación, y ampliar su actual plantilla de investigadores son los dos principales retos a los que se enfrenta el Instituto de Biología y Genética Molecular (IBGM) de Valladolid, que cumple ahora diez años al servicio de la investigación biomédica como centro mixto de la Universidad de Valladolid y el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Su director, José Ramón López, afirma que el centro se ha convertido a lo largo de estos años en "uno de los más importantes de Castilla y León, con líneas de investigación competitivas también a nivel internacional y grupos de investigación muy punteros".

 

El IBGM nació como instituto universitario a comienzos de los años 90 y en 1994 pasó a ser Unidad Asociada del CSIC. No fue hasta febrero de 1998 cuando se convirtió en centro mixto, algo que, a juicio de José Ramón López, ha beneficiado al instituto, sobre todo porque ha hecho posible el intercambio de conocimiento entre investigadores de la universidad vallisoletana y el propio CSIC.

 

Su director afirma que "el IBGM viene manteniendo líneas estables de investigación desde hace diez años". Actualmente la plantilla ronda las 130 personas, que trabajan en un total de 18 líneas de investigación. De ellos, 18 pertenecen a la carrera docente e investigadora de la Universidad y otros 10 al CSIC, mientras que el resto son, en buena parte, becarios.

 

Uno de los principales objetivos de López es precisamente ampliar el número de investigadores del instituto y en este sentido apunta que actualmente la mayor parte de las nuevas incorporaciones proceden de plazas convocadas por el CSIC y de Becas Ramón y Cajal. "Lograr que se incorporen uno o dos nuevos investigadores al año sería una de las metas del instituto", apunta.

 

Pero sin duda uno de los logros del IBGM durante este tiempo ha sido, a juicio de su responsable, el cambio de instalaciones. Hasta 2006, en que se inauguró su nueva sede junto al Hospital Clínico Universitario, el instituto se ubicaba en la Facultad de Medicina. Este traslado ha permitido al IBGM dotarse de más personal y mejores medios, reconoce José Ramón López, a la vez que ha beneficiado a áreas como la Unidad de Producción Celular (el primer laboratorio de producción de células abierto en la región), debido a la cercanía del edificio con los dos principales centros hospitalarios de la capital.

 

Participación en centros nacionales y rede internacionales

 

Prueba del prestigioso grupo de investigadores que tiene el IBGM es por ejemplo que dos sus científicos, Constancio González y Jesús Balsinde, forman parte de dos de los Centros de Investigación Biomédica en Red (Ciber), en los que están los grupos punteros en sus áreas en España, y que otros tres grupos, dirigidos por Mariano Sánchez Crespo, Javier García Sancho y María Teresa Pérez y José Ramón López, están integrados en las Redes Temáticas de Investigación Cooperativa (RTICs), creadas también por el Instituto de Salud Carlos III de Madrid, dependiente del Ministerio de Sanidad. Actualmente, esta institución tiene abiertas casi una veintena de líneas de investigación centradas en el estudio de la Fisiopatología Molecular y Celular de enfermedades de alta incidencia, como las cardiovasculares, respiratorios, metabólicas, neurodegenerativas y tumorales.


Además, la Real Academia de Medicina y Cirugía de Castilla y León premió el pasado mes de enero dos trabajos del IBGM: el Premio Diursa fue para Dolores Ganfornina y Diego Sánchez por el trabajo Estrés oxidativo y envejecimiento ¿Cómo prolongar la vida; y el Premio Don Vicente Garrido Capa fue concedido a Ricardo Rigual, Alberto Rico y Silvia Fernández por sus investigaciones sobre La transducción química en las primeras etapas de la vida.

 

Los investigadores de este centro mixto también participan en redes de carácter internacional. Uno de estos ejemplos es el Grupo de Inmunidad de Mucosas y Alergia, cuyo responsable es Eduardo Arranz, que ha conseguido formar parte del Grupo Internacional de Estudio de Enfermedades Infecciosas Emergentes y Patogénesis del H5N1 (virus de la gripe aviar), en el que se encuentran diez prestigiosos grupos de investigación de China, Turquía, Estados Unidos, Canadá y Vietnam, liderado por uno de los científicos más destacados en el ámbito internacional en esta área, David Kelvin.

 

El pasado año, una de las principales revistas científicas internacionales Nature Protocols, del grupo editorial Nature Publishing Group, se hizo eco de una técnica diseñada por uno de los investigadores principales del Laboratorio del Cáncer del IBGM, Eladio Velasco, que analiza los genes responsables de cáncer hereditario.