Health Spain , Valladolid, Tuesday, January 22 of 2008, 16:14

Investigadores del IBGM estudian los beneficios de la proteína Lazarillo en la cura de enfermedades neurodegenerativas

La primera parte del proyecto ha demostrado en moscas que al aumentar los niveles de esta lipocalina se retrasa el envejecimiento hasta en un 30%

YG/DICYT Científicos de la Unidad de Desarrollo, Genética y Células Madre del Instituto de Biología y Genética Molecular (IBGM) de Valladolid han iniciado una línea de investigación dirigida a analizar los posibles beneficios de cierta proteína, denominada Lazarillo, en la cura de enfermedades neurodegenerativas. Se trata de la segunda parte de un estudio en el que llevan trabajando desde el año 1995 y que trata de determinar el papel que juega esta lipocalina no sólo en el desarrollo y construcción del sistema nervioso, sino también en la regulación de la longevidad y la resistencia al estrés oxidativo.

Según ha explicado a DICYT la doctora Dolores Ganfornina, directora del proyecto junto al doctor Diego Sánchez, el estudio genético realizado en moscas del vinagre y ratones ha demostrado que la proteína Lazarillo no sólo juega un papel determinante en el desarrollo y construcción del sistema nervioso “ayudando a que las neuronas lancen sus prolongaciones para conectarse unas con otras”, sino que durante el año pasado se descubrió además que “controlando los lípidos (grasas), estas proteínas protegen al organismo contra el estrés oxidativo, por lo que retrasan el envejecimiento”.

Los estudios genéticos que se han realizado en la mosca haciendo que las cantidades de esta proteína aumenten han determinado que “si la vida media de estos insectos es de 60 días, se prolonga a 80”, lo que vendría a significar que retrasaría el envejecimiento hasta un 30%, asegura Ganfornina.

Los resultados obtenidos en esta primera parte de la investigación “son esperanzadores” y hacen pensar a los científicos que “conceptualmente” el suministro de dosis de esta lipocalina, que se encuentra normalmente en la sangre, “podría curar enfermedades neurodegenerativas”. Esta es precisamente la hipótesis bajo la que trabajarán durante los próximos “tres años”, realizando investigaciones básicas con moscas, como modelo de invertebrado, y ratones, como tipo de vertebrados.

Esta nueva línea de investigación se centrará en determinar los beneficios de esta proteína en las Ataxias, enfermedades degenerativas del sistema nervioso catalogadas como Enfermedad Rara que se caracterizan por una progresiva dificultad para coordinar las acciones de los distintos músculos que intervienen en un movimiento y que en muchos casos aparecen durante la adolescencia. No obstante, la investigadora del IBGM puntualiza que el estudio se podría extender a otras enfermedades degenerativas como el Alzheimer o el Parkinson.

La primera parte de esta investigación y en concreto el trabajo La proteína Lazarillo-ApoD regula la longevidad y la resistencia al estrés oxidativo. Un estudio genético en la mosca del vinagre y en el ratón le ha valido a la doctora Dolores Ganfornina y el doctor Sánchez el Premio DIURSA dedicado al tema ‘Estrés oxidativo y envejecimiento. ¿Cómo prolongar la vida?’ concedido por la Real Academia de Medicina y Cirugía de Castilla y León la pasada semana.