Health Spain León, León, Tuesday, November 27 of 2007, 15:20

Los científicos recomiendan investigar nuevos tratamientos como los inmunomoduladores contra la gripe aviar

El Colegio Oficial de Biólogos de Castilla y León hace públicas las conclusiones de la 'I Jornada sobre la Gripe Aviar' celebrada en la Universidad de León

IGC/DICYT Es imposible predecir una epidemia de gripe aviar, pero el nivel los medios sanitarios y tecnológicos de los países occidentales reduciría sus efectos respecto a otras epidemias del pasado. El virus H5N1, causante del mal, sólo afecta a las aves y muy ocasionalmente se contagia a humanos. El nivel de riesgo de España, por las caracerísticas de su mercado avícola, es bajo. Éstas son algunas de las principales conclusiones recogidas de la I Jornada sobre la Gripe Aviar: prevención y últimos avances en su conocimiento, organizada por el Colegio Oficial de Biólogos de Castilla y León y celebrada este mes en la Universidad de León. La Jornada fue declarada de interés sanitario por la Junta de Castilla y León.

 

El evento contó con la presencia de expertos de diversos ámbitos: investigadores del área de Microbiología, ornitólogos, veterinarios, médicos y especialistas en Salud Pública. Así, entre las conclusiones a las que llegó este panel de expertos, hechas públicas hoy por el Colegio de Biólogos, destaca la importancia que se le da a la investigación en el desarrollo de tratamientos alternativos para el síndrome respiratorio y sistémico producido por cepas emergentes de gripe, como son los inmunomoduladores o los tratamientos combinados que incluyen éstos y los antivirales. Los expertos afirman que "existen evidencias procedentes de trabajos científicos previos que animan a incidir en este sentido". Los inmunomoduladores son sustancias que estimulan o aumentan indirectamente el sistema inmune.

 

Con una crítica al "tratamiento sensacionalista" que los medios de comunicación realizaron, a su juicio, de la enfermedad, los científicos recuerdan que el virus H5N1 en la actualidad afecta a las aves, y que "sólo muy ocasionalmente se contagia a humanos, y siempre en condiciones de contacto íntimo y continuado". Aún así, reconocen que "existe un riesgo potencial de que el virus evolucione adquiriendo capacidad de infectar a humanos y transmitirse de persona a persona, o lo que es lo mismo, transformase en un virus de gripe humana". Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el nivel de alerta pandémica en la actualidad a nivel epidemiológico se encuentra en situación de fase 3, lo que equivale a infección en humanos por un nuevo subtipo de virus de la gripe, pero sin transmisión de persona a persona.

 

Medidas adecuadas

 

Los expertos reunidos en León recuerdan que la gripe aviar "tiene desde hace tiempo una consideración de enfermedad de alto interés en Sanidad Animal", por lo que está sometida a planes de contingencia específicos y vigilancia epidemiológica en aves de corral y silvestres por parte de las administraciones públicas españolas. En su opinión, el seguimiento que se hace de la enfermedad y la coordinación entre las administraciones es "adecuado". Sin embargo, aconsejan estrechar la colaboración "entre biólogos, clínicos, epidemiólogos, virólogos, inmunólogos, expertos en salud pública, veterinarios, ornitólogos, gestores de recursos humanos y de recursos de salud para asegurar la adecuada preparación ante una posible pandemia".

 

En las conclusiones se reconoce la imposibilidad de predecir este evento, una pandemia mundial de gripe aviar. Sin embargo, "los medios sanitarios, tecnológicos, logísticos y de gestión disponibles en la actualidad en los países occidentales son muy superiores a los disponibles en 1918, 1957, 1968, años en los que ocurrieron las pandemias de gripe en el siglo pasado". En opinión de los expertos, esto haría que "la mortalidad por infecciones secundarias, carencia de soporte vital básico o ausencia de higiene se minimizaría en caso de pandemia en estos países". En cambio, la situación sería "totalmente diferente" en los países en desarrollo.

 

Uno de los factores de riesgo la difusión de las cepas de virus de gripe aviar a partir de sus puntos de origen que citan los científicos en sus conclusiones son las migraciones y el comercio de aves. Sin embargo, España, por la singularidad de su mercado avícola, que "excluye las importaciones de aves y carece de explotaciones al aire libre", tiene un "riesgo bajo" de gripe aviar en las explotaciones comerciales.