Health Spain , Salamanca, Tuesday, March 10 of 2015, 15:09

Los investigadores necesitan datos específicos sobre los mayores de 80 años

La Fundación General de la Universidad de Salamanca organiza el II Encuentro de Investigadores ‘Investigación y Envejecimiento: respuestas para dar calidad a la vida’

JPA/DICYT El II Encuentro de Investigadores ‘Investigación y Envejecimiento: respuestas para dar calidad de vida’ ha reunido hoy en Salamanca a diversos especialistas que han mostrado avances científicos y tecnológicos en diversas áreas relacionadas con el envejecimiento. Una de las cuestiones que se han puesto de manifiesto en esta jornada es la necesidad de obtener datos específicos sobre vejez, especialmente de los mayores de 80 años, el grupo de edad que más está creciendo.

 

En cualquier campo de la investigación científica, la mayoría de las muestras hacen referencia a los mayores de 65 años en general, así que los datos sobre las personas más mayores son inespecíficos y de poca calidad. “En ese aspecto estamos ciegos, es un gran reto para la investigación sobre envejecimiento”, afirma María Dolores Puga, científica de la Fundación General del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en declaraciones a los medios de comunicación recogidas por DiCYT.

 

En su opinión, la información sobre las personas más mayores “queda diluida en el conjunto de la población” cuando merecerían una atención específica por parte de los investigadores, puesto que pueden aportar respuestas muy interesantes en muchos campos, especialmente, en el de la salud.

 

Otro aspecto que genera debate es el propio concepto de vejez, que algunos investigadores asocian a la fragilidad o a la edad percibida por la propia persona, aunque la idea que está predominando es la de vincular el concepto a la esperanza de vida de cada país. En concreto, la vejez comenzaría 15 años antes. En todo caso, “es una pregunta sin respuesta”, comenta la investigadora del CSIC.

 

Entre los ponentes de este encuentro destaca la presencia de Leopoldo Abadía, ingeniero industrial que se ha hecho muy popular a raíz de su explicación de la crisis económica en el libro ‘La crisis ninja’. A sus 81 años, acaba de publicar ‘Cómo hacerse mayor sin volverse un gruñón’, cuya escritura le llevó a reflexionar sobre “qué significa hacerse mayor”. En este sentido, reclamó que “los viejos no son una raza especial” y que llevar audífono o bastón entra dentro de la normalidad, aunque abogó por una vejez activa.

 

Por su parte, Álvaro García, investigador de la Fundación Matia Instituto, explicó su trabajo para mejorar la calidad de vida de las personas mayores y, especialmente, de quienes sufren alzhéimer. En este sentido, defendió un modelo de atención centrado en las personas, “sus necesidades, intereses, historia y proyecto de vida” en lugar del clásico modelo residencial que ha intentado satisfacer únicamente las necesidades básicas y de salud.

 

Por su parte, Óscar González Benito, director de la Fundación General de la Universidad de Salamanca, organizadora del encuentro, recordó que la investigación en envejecimiento es multidisciplinar, ya que hay muchas áreas del conocimiento vinculadas a este campo, desde la medicina a la psicología o la tecnología, en busca de soluciones. Por eso, destacó la importancia de que los especialistas intercambien opiniones en una jornada como esta, que se enmarca en el proyecto ‘Espacio Transfronterizo sobre el Envejecimiento’, que impulsan varias entidades de España y Portugal.