Technology Spain León, León, Wednesday, September 21 of 2011, 18:15

Transformar residuos lácteos en compost de alta calidad, idea para una empresa

José Antonio Rodríguez e Ignacio Fernández, de la Universidad de León, han sido premiados por un proyecto de gestión de estos residuos orgánicos

Rubén Arranz/DICYT La ley obliga desde hace unos años a las empresas del sector lácteo a tratar los residuos que generan. Para ello, contratan a unas compañías de gestión a las que pagan mensualmente una cantidad "bastante elevada" por la prestación de este servicio. Además de no estar especializadas, ya que recogen desechos de varias industrias, estas entidades no son capaces de obtener subproductos de esa "basura" susceptibles de ser comercializados. José Antonio Rodríguez e Ignacio Fernández, miembros de la Universidad de León (ULE), han sido premiados en el  Concurso de Ideas de Negocio para la Creación de Empresas de la Universidad de León por una idea de negocio consistente en transformar en compost de alta calidad -vendible- los residuos de empresas lácteas de las que previamente han adquirido estos desechos.

 

La iniciativa en proyecto prevé obtener dos formas de financiación: por un lado, a través de la venta del compost generado con los residuos y, por otro, mediante el dinero recibido por las empresas del sector lácteo por gestionar sus residuos. La posibilidad de comerciar con un subproducto -el compost- supondría la apertura de una vía de ingresos que las compañías con licencia en el mercado actual no tienen, por lo que estos dos miembros de la ULE podrían ofrecer el mismo servicio de recogida de desechos a un precio mucho menor, ha explicado José Antonio Rodríguez a DiCYT.

 

Por ley, Rodríguez ha detallado que las compañías lácteas han de tener un contrato firmado con una empresa que disponga de licencia para recoger y gestionar estos desechos. "Buscamos abaratar el coste de la gestión de residuos para las empresas, seleccionar el tipo de residuo y obtener un compost de alta calidad que tenga un valor en el mercado", ha manifestado el investigador, quien ha apuntado que este humus suele ser utilizado comúnmente como abono o como fertilizante.

 

El hecho de que muchas de las empresas gestoras de residuos tengan que contar con otras terceras para tratar los residuos de diversa índole con las que trabajan encarece el producto y merma la rentabilidad del negocio. En este sentido, Rodríguez ha incidido en que con su iniciativa pretenden realizar una recogida selectiva de residuos, de tal manera que todos ellos les sirvan para fabricar el compost.

 

Proceso de transformación

 

Aunque el proyecto está en su fase inicial y los autores no tienen pensado ponerlo en marcha por el momento, Rodríguez ha estimado que, una vez obtenido el residuo, su transformación en compost se prolongaría aproximadamente durante tres meses, y se realizaría mediante la adición de un número determinado de bacterias al desecho.

 

Los costes de la maquinaria y del espacio necesario para establecer este negocio "no serían muy altos" pues, calculan, además de las instalaciones donde se fije la empresa, necesitarían un sencillo sistema para voltear el compost, un tractor para su traslado, dos máquinas de tratamiento y una máquina de coser los sacos, en el caso de que se optara por ese sistema de envasado, ha especificado.

 

León, Valladolid y Zamora serían las tres provincias que abarcaría la empresa por la implantación en ellas de la industria concreta a la que se dirigen. "Hemos analizado las industrias lácteas que hay y trabajando las tres provincias y consiguiendo simplemente el 20 por ciento del residuo que generan montaríamos una planta bastante rentable", ha destacado.

 

Programa T-CUE 3

 

La idea Gestión de residuos orgánicos de industrias lácteas y fabricación y comercialización de compost de alta calidad fue premiada en el primer Concurso de Ideas de Negocio para la Creación de Empresas de la Universidad de León, el cual se enmarca dentro de la estrategia Universidad-Empresa de Castilla y León 2008-2011, Programa T-CUE 3, que trata de potenciar las patentes e investigación, así como la oferta tecnológica y científica en las universidades de la Comunidad.

 

Junto a éste, en esta primera edición han sido premiados Yenifer Gutiérrez por la creación de una plataforma web en la que los usuarios pueden diseñar su propia ropa; y Laura Polledo y Beatriz Martínez por su idea de laboratorio de diagnóstico "anatomopatológico" veterinario.