Technology Spain , León, Thursday, September 04 of 2008, 18:00

Un curso introduce a los alumnos de la Universidad de León en la gestión de la calidad en los laboratorios

La iniciativa, que comienza el próximo lunes, explica las normas de referencia internacionales para certificar la calidad en los análisis

IGC/DICYT En ciencia no basta con realizar análisis, hay que demostrar su calidad. En el terreno de los análisis de laboratorio hay organismos internacionales que han desarrollado una serie de parámetros para acreditar la calidad de estos trabajos, como es la ISO 17025. Así, la Universidad de León ofrece a sus alumnos a partir del próximo lunes un curso sobre ésta y otras normativas de calidad en laboratorios. Según su director, Alfredo Negro, este tipo de acreditaciones resulta más rentable para laboratorios comerciales, mientras que los dedicados a investigación, como los de las universidades, miden la calidad con otros parámetros.

 

Según ha explicado Alfredo Negro a DiCYT, la norma ISO 17025, establecida por la Organización Internacional de Normalización, "es un mecanismos de referencia que certifica que los análisis de laboratorio están bien hechos". Estos mecanismos son unas normas internacionales que establecen controles de los equipos, personal e instalaciones del laboratorio, así como la obligación de documentar todas las acciones, la verificación de los resultados, etc. También hay auditorías externas que certifican que el laboratorio cumple con esta normativa, "lo que significa que sus análisis son válidos en todo el mundo".

 

Entre las acciones que tiene que desarrollar un laboratorio para obtener la ISO 17025 está la verificación periódica de la sensibilidad de los instrumentos de medición mediante unos patrones certificados o instrumentos de calibración, así como la adecuada formación del personal. En este sentido, este curso de la Universidad de León ofrece a alumnos de Biología, Veterinaria, Ciencias Ambientales, Biotecnología, así como de ingenierías relacionadas con el trabajo en laboratorio, "formación que los capacita para desempeñar el trabajo en laboratorio" siguiendo estos patrones de calidad (ISO, Buenas Prácticas de Laboratorio, destinada a la investigación en Medicina, etc.), ya que "no hay ningún organismo que acredite una formación oficial en esta normativa". 

 

Otros criterios para la investigación

 

El curso también contiene prácticas como la calibración de instrumentos de medición o la realización de un manual de calidad de laboratorio según la normativa. Según Alfredo Negro, los laboratorios de la Universidad de León no disponen aún de esta acreditación ISO 17025, ya que "este tipo de normas y acreditaciones las suelen tener laboratorios que trabajan para el exterior, que comercializan sobre todo productos para consumo humano". Para el científico, "la Universidad produce investigación, que tiene otros mecanismos de control diferentes", como los referees (expertos) de publicaciones científicas, que comprueban la veracidad de los resultados publicados en los estudios.

 

"En los casos en los que los laboratorios de la universidad realicen análisis para empresas sí tendrían que tener esta acreditación, pero de momento no hay ninguna", aseguró Negro, para quien "las normas ISO están diseñadas para realizar análisis muy rutinarios, pero cuando se investiga se ponen a punto nuevos métodos de análisis". Además, según el experto, estas acreditaciones son muy "específicas" (certifican sólo el análisis de determinados componentes en determinados medios) y "costosas", por lo que, para obtenerlas, "la universidad debería seleccionar muy bien qué campo le interesa".