Technology Spain , Valladolid, Monday, December 17 of 2012, 16:05

IBM y las universidades de Baylor (Texas) y Valladolid evolucionarán el proyecto “juez on line"

La herramienta virtual, que permite practicar la programación, fue ideada hace 15 años por el profesor de la Universidad de Valladolid Miguel Ángel Revilla

CGP/DICYT En 1997, el profesor de Matemática Aplicada de la Universidad de Valladolid Miguel Ángel Revilla ideó una herramienta virtual destinada a entrenar a los estudiantes que participan en el Certamen Internacional de Programación ACM-ICPC patrocinado por IBM, uno de los concursos para universitarios más importantes del mundo. Lo que el docente no imaginó es que 15 años después esta herramienta, a la que bautizó como “juez on line”, se iba a convertir en un referente mundial, con 200.000 usuarios registrados de 197 países y cerca de 11 millones de accesos.

 

En la jornada de hoy, la Universidad de Valladolid ha recibido a los máximos representantes del concurso ACM-ICPC, su director general y su subdirector, Willian Poucher y Jeff Donahoo, quienes han realizado un importante anuncio. El certamen donará 100.000 dólares en los próximos cinco años para el desarrollo del proyecto “juez on line” de la Universidad de Valladolid, que además se almacenará en el espacio virtual que financia IBM y que es gestionado desde la Universidad de Baylor, en Waco (Texas), donde trabaja Poucher.

 

“Confirmamos el compromiso mutuo de seguir con este programa que contribuye a que cualquier persona del mundo pueda mejorar sus conocimientos sobre programación”, ha apuntado Poucher en declaraciones recogidas por DiCYT. En concreto, el “juez on line” plantea y evalúa problemas de programación y algoritmos, verificando si el usuario los ha resuelto correctamente, en qué ha fallado o cuánto tiempo ha tardado, entre otras cuestiones, además de ofrecer una amplia gama de datos estadísticos, individuales y globales, de cada usuario.

 

Poucher ha calificado el proyecto “de bajo coste pero de gran impacto". “Nuestro derecho fundamental a la libertad de expresión se ha convertido en libertad de acceso a la información, todo ser humano tiene posibilidad de saber qué ocurre en el mundo de forma directa, de forma que no solo tiene derecho a escuchar también a hablar y a dirigirse a una comunidad global. Nosotros no solo potenciamos que los estudiantes desarrollen estas capacidades y tengan una visión crítica del mundo en el que viven, si no también sus capacidades para desarrollar soluciones a problemas que ayuden a mejorar el mundo para las generaciones futuras. Y estas cosas no responden a actividades grandiosas”, ha detallado Poucher en relación a la importancia del “juez on line”.

La visita de ambos representantes, invitados por el vicerrector de Relaciones Internacionales y Extensión Universitaria, José María Marbán, ha sido la respuesta al convenio marco de colaboración ratificado por la Universidad de Valladolid el pasado mes de marzo con el que se planteó mantener la línea de crecimiento actual del “juez on line" como un servicio de formación permanente que ofrece la Universidad a nivel mundial. De la misma manera, se prevé introducir estas prestaciones en la copia del “juez on line” que existe en la Universidad de Baylor, llamado Live Archive, creado en 2005, cuyo objetivo fue conservar viva la historia completa del Certamen ACM-ICPC.

La nueva plataforma que está adaptando el “juez on line" al nuevo modelo de red social ofrecerá la posibilidad a los estudiantes de incorporar este servicio a su formación permanente. En ella se incorporarán los nuevos lenguajes de programación que se usan en la enseñanza y con la que se podrán acceder a los contenidos desde dispositivos móviles, principalmente tabletas. Dicha plataforma fue ya anunciada el pasado mes de abril, y se pretende convertir además en una estructura de formación permanente de la universidad.

 

15 años desde su nacimiento

 

La herramienta ideada por Miguel Ángel Revilla se puso en marcha en 1997 y desde entonces ha conseguido un gran nivel de popularidad gracias en buena parte al apoyo del Vicerrectorado de Docencia y la firma de un convenio marco con la Universidad de Baylor, a través del cual la institución norteamericana acoge en su centro de computación virtual los servidores del juez, lo que ha liberado a la Universidad de Valladolid de complicaciones desde el punto del vista del hardware y permite nuevas máquinas virtuales a medida que crecen las necesidades.

Desde el año 1997 el juez ha funcionado sin interrupción las 24 horas de los 365 días del año. El “juez on line" ha entrenado a muchos finalistas y ganadores del certamen ACM que patrocina IBM, en el que la Universidad de Valladolid participa desde 1993. Un 80 por ciento de los ganadores de este certamen son usuarios habituales del Juez automático de la Universidad de Valladolid. Muchos de ellos han ido ocupando puestos de gran relevancia en el ámbito de la programación como el inventor del primer algoritmo de búsqueda en Google, Tony Hsieh, que ganó el concurso en 1993.