Nutrition Spain , Salamanca, Friday, July 24 of 2009, 16:42

Los científicos que investigan el deshielo glaciar renuevan sus equipos

Las nuevas sondas del Proyecto Glackma resisten mejor las condiciones ambientales y tienen más capacidad para recoger datos

JPA/DICYT Carmen Domínguez, investigadora de la Universidad de Salamanca, y su compañero Adolfo Eraso, de la Universidad Politécnica de Madrid, trabajan en estos días en la renovación de los equipos que utiliza la estación de medida de deshielo que tiene ubicada el Proyecto Glackma en el Norte de Suecia. Para realizar las mediciones, hay un sensor fijo que registra el nivel por presión y que está colocado en el lecho de los ríos que se forman con el deshielo. Los investigadores españoles han desarrollado su propio sistema para realizar las mediciones, pero necesitan renovar algunos equipos.

 

"En esta expedición traemos cuatro sondas para medir nivel y algunos otros parámetros", ha explicado Carmen Domínguez a DiCYT a través del teléfono vía satélite, único medio que les permite comunicarse desde la zona en la que trabajan. Las nuevas sondas "tienen una CPU que puede ser instalada en el fondo del río, batería de ión-litio que resiste bien a las bajas temperaturas invernales de la zona y cable especial con compensador de presión atmosférica para lecturas de nivel. Entre las cuatro sondas tienen un total de 54 metros de cable para poder conectar el lector, que quedará en el exterior del río", comenta.

 

El instrumental que están instalando es "una generación más moderna que las sondas que teníamos instaladas anteriormente, tienen mayor precisión y han ampliado la memoria de almacenaje de datos: de 32 kilobytes (KB) han pasado a 1 Megabyte (MB)", apunta la experta. Esto último "es fundamental para nosotros, que trabajamos tan alejados y con logísticas muchas veces complicadas". De hecho, las sondas antiguas de 32 KB, para obtener los registros horarios de las series temporales, tenían capacidad solamente para 14 meses. "Eso nos creaba una gran servidumbre en el mantenimiento operativo de las estaciones, obligándonos a pasar por cada una de ellas todos los años", asegura Carmen Domínguez. Por el contrario, "a partir de ahora, iremos poco a poco reinstalando la red de estaciones que tenemos en Glackma, con esta nueva generación de sondas".

 

Los dos científicos del Proyecto Glackma tienen previsto pasar los días que quedan del mes de julio en Suecia para pasar después al Norte de los Montes Urales, en Rusia, donde a lo largo del mes de agosto instalarán una nueva estación de medida del deshielo polar para seguir obteniendo datos de la descarga de agua de los glaciares, una información útil para sacar conclusiones acerca del cambio climático. A lo largo de este tiempo, Carmen Domínguez escribe un blog para DiCYT, Un Verano en el Hielo, en el que narra los pormenores de su trabajo.