Ciencia Nicaragua , Nicaragua, Miércoles, 15 de julio de 2015 a las 10:57

Costa Rica y Nicaragua fortalecen su producción de banano

A través de un proyecto de investigación productores de banano aprendieron buenas prácticas y cómo enfrentar el Mal de Panamá

CATIE/DICYT Durante dos años, por medio del proyecto Salud de las Plantas a través del Manejo de la Salud del Suelo, 15 productores de Turrialba, en Costa Rica, y tres de Tola, en Nicaragua, trabajaron sobre la base de la investigación participativa y recibieron capacitación en el manejo sostenible del suelo, el cultivo del banano Gros Michel y la enfermedad del Mal de Panamá.

 

Este proyecto, conocido como MKTPlace-Costa Rica, concluyó en el mes de abril y logró, durante su desarrollo, probar en el campo un grupo de medidas que aumentan la salud del suelo e incrementan las defensas de las plantas de banano para reducir las pérdidas causadas por el hongo de suelo Fusarium oxysporum f. sp. cubense (raza 1), agente causal de la enfermedad del Mal de Panamá en este cultivo, y así evitar su propagación.

 

Para esto el proyecto estableció 15 parcelas experimentales en tres distintos lugares de Turrialba y Tola. El uso de materiales de siembra libres de la enfermedad, microorganismos benéficos, materia orgánica y fertilización orientada a la salud del suelo, fueron algunos de los tratamientos probados.

 

Los productores beneficiados con esta iniciativa se mostraron complacidos con la experiencia y el aprendizaje obtenidos al cabo de estos dos años de evaluación en sus parcelas. Además, manifestaron su interés de continuar en el proceso de manera que la iniciativa no termine aquí sino que pueda incluso involucrar a más agricultores y expandirse a otros cultivos.

 

Como parte de los resultados obtenidos, entre los productores de Turrialba surgió la inquietud y la motivación por conformar una alianza (asociación o cámara de productores) que les facilite el acceso a capacitación, financiación y comercialización de su producto.

 

Igualmente, los agricultores lograron mejorar significativamente sus conocimientos acerca del Mal de Panamá y compartieron sus experiencias con colegas y vecinos de sus parcelas mediante eventos de capacitación en grupo, días de campo para agricultores e intercambio informal, lo que deja como mínimo un total de 50 familias productoras beneficiadas directamente en Costa Rica y Nicaragua.

 

La iniciativa fue ejecutada por Bioversity International, con la colaboración de Embrapa, la Universidad de Costa Rica (UCR) y la Corporación Bananera Nacional (Corbana); asimismo, contó con el financiamiento de la Plataforma MKTPlace.