Ciencia España , Burgos, Miércoles, 13 de septiembre de 2017 a las 13:22

El dinosaurio burgalés ‘Europatitan eastwoodi’ fue objeto de carroñeo

Los resultados de la investigación ofrecen un panorama de paleodiversidad muy alto en el yacimiento de El Oterillo II (La Revilla-Ahedo, Burgos)

CGP/DICYT Un estudio de los dientes de dinosaurios terópodos (carnívoros) que aparecieron asociados al esqueleto del dinosaurio ‘Europatitan eastwoodi’ en el yacimiento de El Oterillo II, en la provincia de Burgos, documenta la existencia de marcas de dentelladas en algunos huesos, fundamentalmente vértebras. Estos mordiscos corresponderían, según los investigadores, a una acción de caza o bien a carroñeo.


Esta última opción es la que se acepta en el trabajo como más plausible. “Los dinosaurios terópodos perdían dientes en los mordiscos que daban a sus presas o cadáveres que carroñeaban, pero tenían dientes de sustitución en las mandíbulas”, explican desde el Colectivo Arqueológico Salense.


El trabajo ha sido publicado en la revista ‘Journal of iberian Geology’, que se ha hecho eco de las ponencias que se presentaron en las VII Jornadas paleontológicas de dinosaurios, celebradas en Salas de los Infantes (Burgos) en septiembre del pasado año.


En total, se han analizado 30 dientes, algunos con un estado de conservación sobresaliente, y que aparecían dispersos en la superficie de gran parte del yacimiento. Los resultados de la investigación ofrecen un panorama de paleodiversidad muy alto. Concretamente, la fauna de dinosaurios terópodos representada en El Oterillo II se compone de espinosáuridos barioniquinos, tetanuros basales, dromeosáuridos y coelurosaurios. Las diferencias entre los dientes recuperados podrían interpretarse como la presencia de hasta seis especies diferentes.


Uno de esos dientes se ha incluido dentro de los coelurosaurios y se ha identificado con más detalle como un tyranosauroideo basal (se conocen otros hallazgos de ese grupo en Portugal e Inglaterra). “El interés de esa identificación es que aporta nueva información sobre la diversidad de dinosaurios terópodos en el Cretácico inicial europeo (hace unos 130-120 millones de años). Probablemente había más especies y grupos de lo que se pensaba hasta ahora. Además este hallazgo puede reforzar la hipótesis que sitúa en el área de Europa y Norteamérica el origen de los tyranosauroideos, entre los que se incluyen el conocido Tyrannosaurus rex”, aseguran los investigadores en un comunicado recogido por DiCYT.


Ejemplos de otros trabajos que asocian carcasas y dientes terópodos se habían publicado anteriormente en yacimientos, argentinos, europeos, norteamericanos y asiáticos. La información que proporcionan estos hallazgos permite conocer datos sobre la biología de los dinosaurios cazadores y carroñeros o redes tróficas de los ecosistemas mesozoicos.


“La presencia de diferentes especies carroñeras en torno al gigantesco cadáver de europatitan sugiere nuevas preguntas, por ejemplo, ¿quién comía primero y quien esperaba al último turno? Probablemente cada especie intentaría aprovechar las partes más nutritivas que les dejaría el comensal anterior a él. Ese posible escenario nos recuerda al comportamiento de felinos, cánidos y aves carroñeras que compiten en las sabanas africanas por los restos de un cadáver, y que se ha difundido en innumerables documentales”, subrayan.


El trabajo está firmado por Antonio Alonso y José Ignacio Canudo (Universidad de Zaragoza), Pedro Huerta y Fidel Torcida (Museo de dinosaurios de Salas de los Infantes).

 

 

 

Referencia bilbiográfica:
Alonso, A., Canudo, J. I., Fernández-Baldor, F. T., & Huerta, P. (2017). Isolated theropod teeth associated with sauropod remains from El Oterillo II (Early Cretaceous) site of Salas de los Infantes (Burgos, Spain). Journal of Iberian Geology, 43(2), 193-215.