Ciencia Costa Rica , Heredia, Viernes, 03 de mayo de 2013 a las 12:25

El hongo de la roya amenaza a la caficultura orgánica

La roya es una enfermedad recurrente, que una vez detectada, puede afectar a 150 kilómetros a la redonda

UNA/DICYT Decenas de pequeños y grandes cafetaleros vieron cómo poco a poco las hojas de sus plantas se teñían de puntos amarillos, señal inequívoca de que sus plantaciones eran víctimas del temido hongo de la roya. Las cifras del Instituto Costarricense del Café (ICAFE) apuntan a que cerca del 64 por ciento del área nacional sembrada de café está afectada, lo cual impulsó al gobierno a publicar en La Gaceta, el pasado 25 de enero, el decreto de emergencia fitosanitaria, que permitiría crear un fideicomiso por 20 mil millones de colones para ayudar a las familias afectadas.

 

El pasado 18 de marzo, la Maestría de Agricultura Ecológica de la Escuela de Ciencias Agrarias organizó, en conjunto con otras instituciones, la mesa de análisis “Estrategias para enfrentar la roya en la caficultura orgánica nacional”.

 

“En la caficultura orgánica tenemos una afectación cercana al 40 por ciento de la plantación; pero no podemos tapar el bache con un dedo, necesitamos una solución integral. Manejamos un producto de mucha demanda pero nuestra competencia en la producción es regional y mundial”, comentó Pablo Granados, presidente de la Alianza de Productores Orgánicos.

 

Para Ellen Sancho, investigadora de la Escuela de Ciencias Agrarias, el hongo afectó tanto a la producción orgánica como a la convencional. “Dicen que en el cultivo convencional la afectación es mayor, pero a nosotros nos afectó por igual”.

 

Para el productor, la economía de las familias no se ha visto tan afectada porque no se basan en un solo cultivo. “Sabemos que las plantas son seres vivos y se pueden enfermar, hoy nos ataca la roya, mañana puede ser otra enfermedad. Lo que hemos impulsado en el sector es la siembra de otros productos, y en este momento el plátano es el que va a salvar las economías de nuestros productores”, acotó Granados.

 

Apoyo

 

Desde el ICAFE y el MAG se proponen soluciones para la capacitación y asistencia, pero no para pagar ayudas directas a los cafetaleros. Para Xinia Chaves, viceministra del MAG, el mayor ataque del hongo se presentó en los cafetales de zonas bajas, pero también hubo brotes en plantaciones ubicadas a más altura.

 

Chaves dijo que el fuerte incremento en el ataque del hongo, se debe, en mucho, a que los productores bajaron la guardia en los sistemas de control, combinado con un clima particularmente cálido en el invierno pasado.

 

El fideicomiso será para la atención integral de las necesidades de los productores, se orientará a la entrega de capital semilla no reembolsable, atención de los cafetales en su primera etapa, renovación de plantaciones con variedades tolerantes a la enfermedad y al otorgamiento de crédito a tasas de interés favorables para la atención o renovación de las plantaciones.

 

Granados indicó que esta es una oportunidad para el sector, donde no solo se deben dar paquetes tecnológicos a los productores, sino que se debe dar espacio para la experimentación de nuevas alternativas.

 

 

 

En expansión
Milagro Granados, investigadora de la Universidad de Costa Rica, explicó que la roya es una enfermedad recurrente, que una vez detectada, puede afectar a 150 kilómetros a la redonda. “Este patógeno se desplaza grandes distancias a través de la lluvia y el viento, los productores también los transportan en su ropa, y por eso es que la afectación se desplaza”.