Ciencia Chile , Chile, Miércoles, 19 de mayo de 2010 a las 19:54

El Instituto de Salud Pública vigila y analiza insectos transmisores de enfermedades

El país no está inmune a enfermedades contagiadas por insectos, por lo cual mantiene una permanente vigilancia a través del Laboratorio de Entomología del Instituto de Salud Pública de Chile

ISP/DICYT ¿Qué tienen en común la enfermedad de Chagas, el dengue o la malaria? Son transmitidas a los humanos por insectos y, en su gran mayoría, están bajo control en Chile, gracias a la vigilancia permanente que los niveles locales y el Instituto de Salud Pública realizan sobre estos y otros males contagiados por vectores.

 

Hoy en día, la supervisión es más necesaria que nunca, dado el aumento del intercambio comercial y de los viajes de las personas entre países, así como los cambios medioambientales, que han permitido a las especies vectoras ampliar su distribución geográfica. Ello implica que Chile no está libre de verse afectado por alguna de estas enfermedades.

 

El ISP cuenta desde el año 2004 con el Laboratorio de Referencia de Entomología, unidad especializada en el análisis de los insectos vectores de enfermedades, en especial aquellos que se alimentan de sangre humana y transmiten enfermedades poco comunes como el dengue o la malaria.

 

Para realizar su trabajo, los profesionales del laboratorio reciben muestras macroscópicas de los Servicios de Salud y de las Seremis de todo el país. Asimismo, recolectan insectos en terreno, en especial en las zonas donde estos vectores pueden entrar al país, de modo de identificar aquellos de interés médico como los culícidos (zancudos) y triatominos (vinchucas).

 

Uno de sus principales hitos en los pocos años que lleva funcionando ha sido la detección de una nueva especie de anofelinos propia de Chile, ubicada en la costa de Vallenar.

 

El Laboratorio de Entomología forma parte del Subdepartamento Laboratorio de Especialidades del ISP. Esta unidad es encabezada por el biólogo Christian González, master en Entomología de la UMCE con más de 20 años de experiencia en el tema y la médico veterinaria Carolina Reyes, especializada en identificación taxonómica.