Science Spain Salamanca, Tuesday, June 14 of 2011, 18:26

El papel del ingeniero químico en investigación biomédica: camino decisivo en la sociedad del siglo XXI

Artículo de opinión de Eva María Martín del Valle, doctora en Ingeniería Química por la Universidad de Salamanca

DICYT Entendida en sentido amplio, la aplicación de Ingeniería Química en Biomedicina hace uso de los principios y los métodos de la ingeniería a la comprensión, definición y resolución de problemas en Biología y en Medicina. Es evidente, por tanto, su fuerte carácter multidisciplinar, porque incorpora aspectos relacionados con la electrónica, la informática, los materiales, la mecánica, las comunicaciones, etc., además de las ciencias de la vida.

 

Todo ello conlleva a que la demanda de profesionales y de investigadores relacionados con la concepción y diseño, fabricación, evaluación y certificación, comercialización, instalación, calibración y reparación, modificación y adiestramiento en el uso de equipos e instrumentos médicos, se encuentre en un momento de gran crecimiento.

 

Otro tanto sucede con otras tecnologías relacionadas con el tratamiento y el diagnóstico por imagen, con las distintas implantologías, con la sustitución, reparación y regeneración tisular y, finalmente, con las nuevas técnicas de diagnóstico y terapias basadas en nanotecnologías.

 

Un estudio estadístico para la predicción de la posible oferta de empleo en Estados Unidos en el año 2050 demuestra que la Bioingeniería será una de las áreas con mayor demanda. La Academia Nacional de Ingeniería Americana estima que, en el momento actual, existen más de 40.000 ingenieros trabajando en diferentes áreas relacionadas con las tecnologías de la salud.

 

Además, es indudable que el enorme avance que ha experimentado la Medicina durante la segunda mitad del siglo XX no habría sido posible sin la aportación concurrente de avanzadas tecnologías que han permitido el desarrollo de nuevas soluciones a problemas médicos. Este hecho condiciona que éste sea uno de los sectores industriales de mayor crecimiento en la economía mundial. A ello hay que unir el incuestionable peso económico y social del sector salud, que afecta potencialmente a todos los ciudadanos, si bien tiene una singular incidencia en los sectores de población que requieren una atención especial, como las personas mayores (cerca de 7 millones de españoles tienen más de 65 años) y las discapacitadas (más de 3,5 millones de personas en España).

 

Durante el último medio siglo, los ingenieros químicos han contribuido en numerosos desarrollos biomédicos. Han ayudado a modernizar las técnicas de diagnóstico de enfermedades, así como la versatilidad en los tratamientos, y han mejorado la seguridad y la eficacia de los mecanismos de administración de fármacos. Puede decirse, por tanto, que la contribución de la Ingeniería Química al desarrollo de la sociedad ha sido y es, en la actualidad, indiscutible.

 

Estos hechos ponen de manifiesto que son “las conexiones”, o, equivalentemente, las fronteras, las interfases, las heterogeneidades, las zonas de fuerte gradiente donde se puede generar mucha entropía, los lugares donde se producen los desequilibrios, la generación de energía y, en este contexto, donde más aumenta la probabilidad de generación de nuevo y valioso conocimiento. La transferencia de conocimiento entre disciplinas y el aprovechamiento conjunto del acervo común permiten la aparición de nuevos descubrimientos, en muchas ocasiones inesperados y de enorme importancia.

 

El ingeniero químico está especialmente preparado para ejercer este papel. Su perfil práctico, cercano a las herramientas y a la profundidad científica, su interés en la aplicación y su convicción sobre la necesidad de dar soluciones, le permiten entender mejor los objetivos globales de distintos colectivos científicos, aun a costa de no dominar completamente sus técnicas más especializadas.

 

Asimismo, la tecnología se ha hecho inevitable, acerca profesionales y obliga al establecimiento de estas conexiones. De hecho, el ingeniero se ha convertido en imprescindible en cualquier grupo multidisciplinar, tanto para la resolución o apoyo en problemas tecnológicos, como para ejercer su papel de centro de conexión.

 

Uno de los ámbitos de mayor importancia en la actualidad, y en el que esta comunicación transdisciplinar se hace evidente es la Biomedicina. Son numerosos los avances realizados por ingenieros químicos en Ingeniería de Tejidos, Terapia en Cáncer, etc. en los que se deja clara su aplicabilidad al mejor entendimiento del comportamiento del cuerpo humano, a la mejora de las técnicas de rehabilitación y a la cura de patologías.

 

El reto del siglo XXI será la síntesis e integración del crecimiento exponencial del conocimiento humano en un todo inteligible. La ruptura del “dogma disciplinar”, manteniendo la excelencia en el análisis, y complementada con la dinámica transdisciplinar, será lo que conlleve a la fascinante tarea de entender algo mejor la interacción del bios griego con su entorno.