Alimentación Argentina , Chaco, Jueves, 07 de enero de 2010 a las 19:04

Encuentran fósiles de megamamíferos a 3.500 metros de altura

Los investigadores piensan en nuevas especies aún no conocidas

INFOUNIVERSIDADES/DICYT Los restos de estos extraños animales son frecuentes en la actual región Pampeana, en donde son objeto de estudio desde la época del naturalista Charles Darwin. Sin embargo, muy poco se sabe de esa fauna extinta en otras áreas del país, como en la región norte y en áreas ubicadas a grandes alturas. El hallazgo de restos fósiles de grandes mamíferos en la Quiaca por parte de pobladores locales hace pensar a los investigadores en nuevas especies aún no conocidas para la ciencia. Hasta el momento identificaron un gliptodonte y un ejemplar de macrauquenia, un animal de aspecto similar a la “mezcla” de una jirafa y un camélido.

 

El doctor Alfredo Zurita participó del estudio de un hallazgo paleontológico de notable interés, debido al lugar donde fueron detectados los restos fósiles de una serie de megamamíferos que habitaron la tierra hace más de 10.000 años, aproximadamente 3.700 metros sobre el nivel del mar, cerca de la localidad jujeña de La Quiaca.

 

El investigador del Centro de Ecología Aplicada del Litoral (CECOAL-CONICET) y la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) trabajó con docentes e investigadores de la Universidad Nacional de Jujuy (UNJ), la Universidad Nacional de San Martín, la Universidad Nacional de Chilecito y otros científicos sobre una serie de restos fósiles encontrados en la zona por una familia lugareña. InfoUniversidades lo entrevistó para conocer las peculiaridades de este nuevo trabajo de investigación, sobre el que el investigador brindó datos relevantes que aportan a entender su total magnitud.

 

Pasado gigante

 

Hasta hace 10.000 años, Sudamérica era habitada por una gran cantidad de especies de mamíferos de gran tamaño. A modo de ejemplo, el personal del centro de investigación contó que esta fauna era parecida a la que hoy se puede ver en gran parte de África. Entre los animales más extraños de ese momento era posible hallar grandes mastodontes, que según Zurita eran “muy similares a los actuales elefantes”. También toxodones, formas semejantes a los hipopótamos. Otra de las especies eran los macrauquenias, descriptos por Zurita como una “mezcla” entre una jirafa y un camélido. Pero también tigres dientes de sable y gliptodontes, similares a los actuales armadillos, pero de tamaños gigantescos. “La evolución de esta fauna tan particular fue posible, en parte, gracias al prolongado aislamiento que sufrió América del Sur durante casi 50 millones de años”, comentó el investigador.

 

Los restos fósiles de estos extraños animales son frecuentes en la actual región Pampeana, especialmente en la provincia de Buenos Aires, en donde son objeto de estudio desde la época del naturalista Charles Darwin. Sin embargo, es muy poco lo que se sabe acerca de esa fauna extinta en otras áreas del país, especialmente en la región norte y en áreas ubicadas a grandes alturas.

 

Hasta el momento, los investigadores identificaron con seguridad un gliptodonte, animales que eran muy comunes en las llanuras chaco-pampeanas. Este registro representa uno de los de mayor altitud para un gliptodonte en Sudamérica, sólo superado por algunos efectuados en las regiones andinas del Perú. El hallazgo consiste en una coraza casi completa junto con parte de la cola del animal. Es posible que otras partes del esqueleto estén aún enterradas, y no debería descartarse la posibilidad de que se trate de una nueva especie de gliptodonte. Otro registro, que aún no se encuentra claramente identificado, podría corresponder a un ejemplar de macrauquenia, animal de aspecto muy extraño.

 

La segunda etapa de investigación consistirá en la extracción de los restos fósiles por parte de los investigadores y su posterior preparación y limpieza en laboratorio, con el objeto de comenzar los estudios científicos correspondientes y poder identificar correctamente los restos.

 

Zurita explicó que, en este contexto, el hallazgo de restos de grandes mamíferos fósiles en los alrededores de la Quiaca (provincia de Jujuy) por parte de una familia de pobladores locales, motivó su viaje junto con los doctores Rodolfo Tecchi, de la Universidad Nacional de San Martín, Daniel Roisinblit, de la Universidad Nacional de Jujuy, el doctor Jorge Cajal, de la Universidad Nacional de Chilecito y Carlos Millán.

 

“El descubrimiento resulta de gran importancia, ya que casi no se tiene conocimiento en Argentina de esta particular fauna habitando a esas grandes altitudes (cercana a los 3.700 metros)”, aseguró el paleontólogo. También existe la posibilidad de que algunos de estos hallazgos representen nuevas especies aún no conocidas para la ciencia.