Ciencia España , Salamanca, Lunes, 27 de septiembre de 2010 a las 19:46

Los expertos destacan la relación entre la genética y el dolor

El décimo aniversario de la Cátedra Extraordinaria del Dolor Fundación Grünenthal congrega en Salamanca a 70 profesionales de 18 especialidades

JPA/DICYT Los expertos reunidos en Salamanca con motivo del encuentro anual de la Cátedra Extraordinaria del Dolor Fundación Grünenthal han destacado hoy la estrecha relación que existe entre el dolor y los genes, tal y como han demostrado algunos de los estudios que se han realizado en los últimos años. La principal línea de investigación que se lleva a cabo dentro de esta Cátedra de la Universidad de Salamanca es la del dolor neuropático, que incluye todas las enfermedades inflamatorias y degenerativas que afectan al sistema nervioso periférico y del que los científicos aún saben poco, según ha reconocido Clemente Muriel, director de la Cátedra del Dolor.


En este décimo aniversario de la Cátedra del Dolor se han reunido todos los expertos que han participado otros años por Salamanca para "actualizar los temas que en su día se trataron" con el fin de elaborar una monografía sobre dolor al final del encuentro. Será la primera vez en España que se elabora un documento de estas características y que reúne a este número de expertos en dolor, según los organizadores. En total, son 70 expertos pertenecientes a 18 especialidades distintas.

 

"Genética y dolor van de la mano", ha señalado Clemente Muriel en declaraciones recogidas por DiCYT. Sin embargo, la evolución del tratamiento en los distintos tipos de dolor está ofreciendo resultados desiguales. Así, los pacientes de fibromialgia pueden pensar que apenas se ha avanzado, aunque en realidad se ha pasado en los últimos años "de tener hasta 200 medicamentos a contar con cuatro ó cinco a falta de superar los últimos ensayos clínicos", comenta el experto. Por el contrario, en el caso del dolor oncológico los avances han sido muy importantes en los últimos años.

 

Muriel ha destacado que la experiencia de la Cátedra en la lucha contra el dolor convierte a Salamanca en un caso único en España, ya que cuenta con una Unidad de Dolor, con investigadores en genética de primera fila nacional e internacional, como es el caso de Rogelio González Sarmiento y con la financiación de la Fundación Grünenthal, que ha aportado en una década 1'6 millones de euros.

 

Por su parte, Guillermo Castillo, director general de esta fundación, ha recordado que la creación de la Cátedra fue un hecho pionero en su momento y que su principal objetivo fue "la investigación básica en el campo de la genética", aunque "queríamos ir más allá y crear grupos de debate y reuniones de expertos".