Nutrition Spain , Palencia, Thursday, July 16 of 2009, 14:21

Algunas setas comestibles tienen propiedades antigripales

La Cátedra de Micología del Campus de la Yutera (Palencia) realiza investigaciones sobre especies muy comunes, como la 'Boletus edulis'

Leonor Ramos Wilson/DICYT Tomar una cucharada de miel al levantarse y beber diariamente un zumo natural de naranja son algunos de los remedios caseros que se usaban antiguamente para evitar la gripe y que han pasado de generación en generación. Sin embargo, no sólo la miel y las naranjas tienen propiedades medicinales y antivíricas que eviten el resfriado o la gripe, también las setas pueden ayudar a mantenerse alejado de una de las enfermedades más comunes de la humanidad, la gripe, según las investigaciones de la Cátedra de Micología de la Universidad de Valladolid que se imparte en el Campus de La Yutera, en Palencia.

 

Los expertos investigan cuáles son las propiedades de los hongos, qué setas son más beneficiosas para la salud y cuál es la mejor manera de cultivar los hongos a gran escala. "Hemos identificado muchas propiedades medicinales de las setas pero la sociedad las desconoce", apunta el director de la Cátedra, Juan Andrés Oria.

 

El hecho de contar con sustancias antivirales o bactericidas hace que las setas tengan la propiedad de potenciar el sistema inmunitario humano. Los ejemplares de la especie Boletus eludis abundan en los pinares y no sólo son comestibles, sino que "tienen una gran riqueza para nuestra salud y para el mercado", asegura Oria. Pero hay otras especies como la denominada popularmente pedo de lobo gigante (Langermannia gigantea) que estimulan al organismo a generar compuestos que luchan contra los virus a la vez que estimulan las defensas.

 

Otro de los hongos, la seta shiitake (Lentinus edodes) produce una significativa protección contra el virus de la gripe tipo A, debido a que "las esporas de setas de shiitake contienen partículas que se parecen a la estructura del virus de gripe A y en el sistema inmunitario del hombre estas partículas estimulan la producción de la sustancia química llamada interferón que neutraliza este virus", aclaró Oria.

 

Sin embargo, los hongos no sólo tienen características medicinales para prevenir la gripe, "sino que hay otras, como la seta venenosa amanita faloides que tiene unas sustancias comprobadas antitumorales, sobre todo para el cáncer de huesos o de piel", recordó Oria. "Es importante, por lo tanto, recordar a la sociedad que gracias a algunos hongos, enfermedades que se pensaban incurables han podido ser subsanadas", explicó el director de la Cátedra.

 

Antioxidantes

 

Asimismo, muchas especies de setas como el champiñón (Agaricus bisporus) o la conocida seta de cardo, que aparece silvestre en primavera y otoño, son una valiosa fuente de antioxidantes que hacen a las células de nuestro organismo más resistentes al paso del tiempo. Cabe destacar la reducción del colesterol originada cuando se consumen con regularidad especies como la setas de chopo gris (Pleurotus ostreatus) que se encuentra en bandejas en casi cualquier frutería o el shiitake, que además tiene probadas virtudes anticancerígenas.

 

Existen hongos con "una rémora muy fuerte en la sociedad, como son por ejemplo los Boletus, de los que se piensan que sólo pueden ser consumidos en otoño con las jornadas micológicas, pero nosotros queremos resaltar que estas setas se pueden mantener secas o congeladas porque conservan sus propiedades perfectamente", recordó Oria. En su opinión, “hay que consumir setas más frecuentemente y romper con la tendencia en Castilla y León donde el consumo de setas aumenta en otoño”.

 

El reto de mejorar las formas de cultivo 
 
Además de la investigación básica de los componentes de las setas comestibles, la Cátedra de Micología analiza las posibilidades que tienen en el campo de la agricultura. “Estamos investigando las formas más rápidas de cultivo de estos hongos para que se produzcan las setas en el menor tiempo posible y a gran escala". Según el investigador, “hay muchos suelos en Castilla y León que son considerados improductivos, pero que perfectamente podrían explotarse para el cultivo de uan especie como Boletus edulis". Por eso, los científicos tratan de difundir las propiedades de un cultivo que podría tener cierta rentabilidad económica.