Ciencia Honduras , Honduras, Martes, 28 de noviembre de 2017 a las 10:36

El Niño aumenta los incendios y las emisiones de carbono en los bosques pantropicales

Así lo apunta un estudio desarrollado por investigadores de Estados Unidos y Holanda publicado en ‘Nature Climate Change’

CGP/DICYT El Niño-Oscilación del Sur (ENOS, por sus siglas en inglés) es una variación en el sistema océano-atmósfera que ocurre de forma cíclica pero irregular -con un intervalo de entre dos y siete años- en el Pacífico ecuatorial. En él, se produce una importante oscilación de los parámetros meteorológicos en dos fases opuestas, una de calentamiento y lluvias en el pacífico oriental (El Niño) y otra de enfriamiento (La Niña).


Este fenómeno tiene una influencia pronunciada en las variaciones año a año en el clima y también en la incidencia de los incendios y en las emisiones de carbono asociadas en los bosques pantropicales, es decir, en los bosques de los diferentes continentes tropicales, según un artículo publicado recientemente en la revista ‘Nature Climate Change’.


El estudio, desarrollado por investigadores de la Universidad de California, la Universidad de Maryland, el Centro Goddard Space de la NASA en Greenbelt (Estados Unidos) y la Universidad Vrije de Amsterdam (Holanda) y encabezado por Yang Chen, apunta que los eventos de El Niño reducen la precipitación y el almacenamiento de agua en los bosques pantropicales, lo que facilita el aumento de la ignición y la propagación de incendios. Estos incendios seguirían una progresión estacional predecible a través de los continentes tropicales, lo que puede ayudar con el pronóstico del riesgo de incendios.


Para llegar a estas conclusiones, los investigadores identificaron las condiciones climáticas de áreas quemadas y las emisiones de carbono asociadas a partir de datos satelitales entre 1997 y 2016, durante seis eventos de El Niño y seis de La Niña. Según sus resultados, la reducción en las precipitaciones y en el almacenamiento de agua relacionadas con El Niño aumentaron los incendios un 133 por ciento (en promedio) en los bosques tropicales, en comparación con los eventos de La Niña.


Los autores señalan que los incendios alcanzan su pico en Asia ecuatorial de agosto a octubre, mientras que El Niño se fortalece antes de pasar al sudeste asiático y al norte de Sudamérica de enero a abril del año siguiente. Después alcanza América Central de marzo a mayo y finalmente el sur de la Amazonía de julio a octubre.


“Estas observaciones ayudan a explicar por qué se produce un aumento en la tasa de CO2 atmosférico durante El Niño y puede contribuir a mejorar los pronósticos de incendios estacionales”, aseguran los investigadores.

 

 

Referencia bibliográfica:
Chen, Y., Morton, D. C., Andela, N., Van der Werf, G. R., Giglio, L. et al. (2017). “A pan-tropical cascade of fire driven by El Niño/Southern Oscillation”. Nature Climate Change. https://doi.org/10.1038/s41558-017-0014-8