Ciencia México , Jalisco, Jueves, 17 de julio de 2008 a las 16:53

Emprendedores mexicanos ponen la animación 3D al servicio de la nanotecnología

Entre sus clientes se encuentran grupos farmacéuticos internacionales como Roche o Novartis

CONACYT/DICYT Desde hace más de siete años, un equipo de mexicanos liderados por Jorge Villalobos y Xavier Carmona se ha especializado en el desarrollo de animaciones en tercera dimensión sobre tecnología, biotecnología, nanotecnología y medicina, gracias a un equipo de trabajo conformado por diseñadores, científicos, ingenieros y tecnólogos, quienes traducen el complicado lenguaje de la ciencia y la tecnología en imágenes sofisticadas, precisas y de alto impacto visual. Bajo la firma 3dmx, algunos de sus clientes internacionales han sido Roche, Novartis, Nanometrics y Opti Médica.

 

Sin embargo, esta historia comenzó en el año de 1998 con el desarrollo sitios de internet, para luego brincar a la elaboración de animaciones en tercera dimensión y videojuegos, sólo “porque nos apasionaba entretener a la gente” –sostiene Villalobos. Con el paso del tiempo, el proyecto evolucionó hasta convertirse en la creación una universidad especializada en animación 3D que ofrece diplomados, licenciaturas y maestría. La universidad 3dmx se ubica en la ciudad de Guadalajara, Jalisco.

 

Posteriormente, Villalobos y Carmona solicitaron y obtuvieron en 2005 su ingreso al programa TechBa (Aceleradoras de Empresas Tecnológicas) de la Secretaría de Economía, operado por la Fundación México-Estados Unidos para la Ciencia. Hoy, además de la universidad, 3dmx tiene su propia casa productora con oficinas en Silicon Valley, 25 empleados y una cartera de clientes en México, Estados Unidos, Suiza, Alemania, Austria, Australia, Corea y Canadá. ¿Su valor agregado? Que cuentan con la capacidad y la tecnología necesarias para explicar, mediante imágenes animadas, algunos de los más complejos fenómenos científicos y el funcionamiento de artefactos tecnológicos.

 

Por ejemplo: con una animación 3D lograron hacer visible cómo trabaja una nano-fibra (10,000 veces más delgada que un cabello humano) que se utiliza en la fabricación de textiles para vestido y protege a quien la vista contra virus y bacterias del ambiente. Sin duda, cuando hay creatividad, planeación, un claro modelo de negocio trabajo estructurado, el equipo de trabajo adecuado y compromiso, no hay límites para alcanzar el éxito.